Así me fue con el nuevo Elantra Limited GLS 2015 de Hyundai

Todavía no acabamos de celebrar la Navidad cuando ya tenemos que estar pensando en el próximo año y todas las cosas que queremos hacer y que al final nunca hacemos, entre ellas, dejar de canapear todos los jueves, sin falta, o dejar de tomar vino de martes a sábado para no engordar (o según), por eso no he incluido estos dos acontecimientos en mi lista.

Lo que les puedo contar es que estuve de cena pre navideña en casa de los queridos Josette Carbajal y Ale Langarica, junto con la adorable Michelle Torres, su esposo Mateo Gorina y mi querido colega Emilio Farfán, en casa de los Langarica.

IMG_20141223_220010726

Han de saber que Ale es un chef nato, que no tiene restaurante propio porque no quiere, aunque le roguemos que lo haga porque es un excelente cocinero de alto nivel. Nada más les platico lo que nos hizo: sopa de patata, callo de hacha con espejo de salsa de queso Fontina y caviar con flor de ajo, y risotto de morillo con espárragos y zanahoria baby. Como postre, pastel de chocolate con fresa.

Ale se fue al mercado de San Juan a comprar todos los ingredientes y aditamentos, y en sus puestos de confianza se topó con unos floristas que tienen todas las variedades de flores comestibles, como la que nos ofreció, en cuyo capullo se asomaba una pequeña florecita que sabía como dientecito de ajo, pero con un sabor más sutil.

Por cierto que entre los vinos con los que maridamos estaba Natura, de la bodega Torres, que llevó Mateo; se trata de un vino blanco sin alcohol muy bien logrado, que nos gustó mucho, especialmente a Mich, que como está embarazada (su bebita está por nacer en estos días, ¡te deseamos lo mejor Mich!), no probó ni una gotita de vino.

Les agradezco mucho a los Langarica por su atenta invitación y por haber sido tan buenos anfitriones. Ya tenía muy platicadas sus artes gastronómicas el buen Ale y no sólo no me decepcionó, sino que puedo decir que de todas las cenas privadas a las que he ido en mi vida, esta fue la de más alta cocina que he probado en una casa. Así de bueno es.

Coche nuevo para regalo de Santa Claus

Por otro lado, les cuento que Hyundai puso en mis manos su nuevo coche Elantra Limited GLS 2015, el más lujoso de su marca. De entrada, me encantó que tiene un diseño muy elegante con un halo moderno. Particularmente, los faros LED de niebla, aportan mucho en lo estético, se ven poderosos a simple vista y en carretera, mucho más.

Tiene acabados en cromo que se ven muy lujosos, pero cero llamativos. A mí me prestaron uno color plata y lucía súper elegante. Hasta pena me dio irme a Médica Sur de pants cuando tuve consulta médica. Le dije, “perdóname, Elantra hermoso, pero a las 8 de la mañana no me voy a producir para verme a tu altura”.

Y pagué le vergonzosa consecuencia; parecía de esas ñoras fachosas que andan en tenis a la 1 de la tarde en Superama con todo y lente oscuro. Me sentí fatal. De regreso a mi casa me puse unos leggins con blusa en transparente, yo en neoyorquina para verme igual de nice que mi nave de prueba.

Volante a gusto del cliente

Ahora, el interior me fascinó. Tiene asientos de piel y el famoso acabado en piano que clásico en los autos de lujo. Amé el quemacocos, bastante amplio, y su asiento con distintas alturas; me pude acomodar perfecto para que cupieran mis largas piernas sin tener casi que acostarme en el asiento (eso es taaaan masculino). No todos los coches se adaptan a las necesidades femeninas, este sí.

Hyundai Elantra frente

El tablero tiene la ya necesaria pantalla que te permite ver la calle cuando te estacionas. Yo siempre agradezco el viene-viene integrado. También puedes ver tus llamadas y usar el iPhone como USB. Yo tengo dos celulares y tenía que intercambiarlos, uno para la música y otro para las llamadas; sólo registra uno a la vez, pero fácilmente le das clic a “connect” en el que decidas usar y ya está. No hace falta re programarlo todo.

En lo motorizado les cuento que tiene 145 caballos de fuerza con seis velocidades, o sea que jala padre con todo y que es automático; ya no es prejuicio no tener auto manual.Parte de esto es posible gracias al botoncito Mode con “respuesta dinámica al volante”.

Sirve para que puedes adaptar el volante al modo confort, para las mujeres que nos gusta la dirección suave, o puedes elegirlo en modo “sport”, que vuelve el volante más rígido, porque a todoooos los hombres los que les encanta agarrar el coche de go kart no importa qué y mientras más rígida sea la dirección más acá se siente. A mí no. Yo preferí el modo Confort súper suave y preciso. Odio sentir el auto pesado, para mí la cosa tiene que ser smooth, nice and easy.

Me gustó también que es silencioso y que no tienes que gritarle al copiloto para platicarle los chismes del día, aun cuando vienes en carretera a toda pastilla.

 

Para uso rudo

Me fui de finde con Elantra a Guanajuato y me sentí súper segura al conducir. Claro que a la hora de meterte a callejonear me causó un poco de problemas estacionarlo, porque es grande, pero tampoco es una lancha. Lo logré casi todo con cierta pericia, gracias, de nuevo, a su dirección confortabilísima.

Lo que tienen los coches coreanos es eso, que son cómodos, con buenos motores, excelente respuesta, aparte de que son son muy estables. Son excelentes autos. Yo tengo un Hyundai Accent que es de los mejores coches compactos del mercado.

Hyundai Elantra interior

Lo uso para mi vida diaria reporteril, en la que tengo que valetearlo, dejarlo estacionado en cualquier esquina bondejera con todo y bendición, y pernoctar en casa de Steve en la colonia Cuauhtémoc al menos una vez por semana cuando la noche (o los whiskys) ya no me dan para atravesar la ciudad de madrugada. Esas y muchas otras cosas que ningún coche agradece son las que vivo diario y no podría hacerlas con un  auto de lujo.

Mi cochecito es duro, aguanta lo que sea y en cuatro años no me ha fallado mecánicamente. Ha soportado mis arrancones, choques, topes brincados y similares, porque yo siempre tengo prisa. Mi Hyundai ha sacado la casta ante mi uso rudo (rudísimo) y por eso sé de facto que son súper coches, y si el mío ya está bueno, este lo supera por mucho…porque hice lo mismo. Lo mis-mo.

 

El difícil mix entre lo lujoso y lo funcional

Elantra me demostró que un coche de lujo puede ser tan manejable y aguantador como uno compacto y que puede ser tan elegante, funcional y divertido como deben serlo todos los autos de alta gama. Creo que es el coche ideal entre lo práctico y lo lujoso, algo muuuy difícil encontrar un este escalón. O son una cosa o son otra (y ya no hablemos de los autos deportivos high end que son un mercado de nicho; no confundamos).

Olviden los aburridos Toyotas, llévense un Hyundai, la marca viene con todo y viene dispuesta a romper el mercado. Yo nada más les digo que aprovechen ahora los precios con los que llegaron a México. Ni Santa Claus los consigue a precio amigo, jeje.

 

¡Feliz Navidad!

 

¡Nos leemos la próxima semana!

Mi Twitter @elprincipado



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like