De la Colección de Animales por Tane, te presentamos el emblemático Quetzal

Crear significa para TANE un reto que implica innovar y renovar; sí, renovar la capacidad de asombro de sus clientes mediante propuestas que atesoran no solo la belleza y valía de una obra perdurable, sino la fidelidad a un estilo cuya evolución no ha cesado desde 1942, año de su fundación.

La marca de lujo mexicana presenta la colección de joyería más extensa de su historia: ANIMALES, un espléndido homenaje a la fauna de México –caracterizada por su diversidad y belleza–, así como un llamado a valorarla y participar en su preservación.

Esta antología también representa una construcción metafórica, una invitación a descubrir las características y los rasgos que compartimos con diferentes especies, como la agilidad, el poder, la osadía y la fuerza. La más reciente propuesta de TANE es una ruta de acceso para encontrar en cada joya un medio de expresión que relate una historia de personalidad, simbología y cualidades específicas.

ANIMALES está conformada por cuarenta y cinco piezas distintas, elaboradas a mano por los maestros orfebres más calificados del país. Confeccionadas en plata .925, plata vermeil de 23 quilates y oro amarillo de 18 quilates, las nuevas propuestas de TANE subrayan una idea central en la filosofía de la marca: el buen diseño es crear la forma adecuada para su óptima realización en plata, junto con una calidad extraordinaria. Se trata de excelencia, el atributo distintivo de TANE.

Abrevar de la tradición y crear una propia; redescubrir significados ancestrales y otorgar otros nuevos; trabajar la plata con maestría artesanal y talento en libertad: esto es ANIMALES, una colección que sublima el poder de aquellas especies con las que hemos establecido un nexo tan fuerte como magnético, origen y a la vez destino de joyas orgullosamente firmadas por TANE.

QUETZAL
MÍTICO PLUMAJE

Cuando los dioses crearon el cielo, también formaron una gema asombrosa para completar su obra: el quetzal, que nació cuando los creadores Kukulkán y Tepeu soplaron sobre un árbol de Guayacán. Con el soplo divino, las hojas azul verdosas cayeron y, mientras llegaban al suelo, tomaron la forma de un ave con largo plumaje. Venerado, etéreo y emblema de emancipación, el quetzal es una de las aves emblemáticas de nuestro país. Su mítico plumaje ahora está inmortalizado en plata, mediante largas y elegantes líneas que acentúan la gracia de esta criatura que solo cantará de nuevo cuando la tierra sea verdaderamente libre.

Más información:
https://www.tane.mx/

Síguenos a través de nuestras redes sociales:
Instagram: @tane.mx / Facebook: @tane.mx



You May Also Like