Girarrd-Perregaux, 150 años siendo un ícono


gp-2

Una marca histórica y un modelo legendario. El Tourbillon con Tres Puentes ha encarnado durante 150 años el espíritu de Girard-Perregaux; la técnica rendida ante el estilo. Este movimiento con su arquitectura única e instantáneamente reconocible es el trabajo de Constant Girard, la emblemática figura de la manufactura en el siglo XIX. Este visionario y perfeccionista relojero de la Chaux-de-Fonds centró su investigación en el sistema de escape y, en particular, en el Tourbillon. Sus creaciones recibían el reconocimiento de la industria regularmente en competiciones nacionales e internacionales. El Tourbillon con Tres Puentes, un logro realmente brillante, sigue siendo la expresión más legendaria de sus esfuerzos.

Distinguido por su visión moderna del clasicismo, un nuevo Tourbillon de 40 mm de diámetro con Tres Puentes de Oro se une a la colección Bridges. En un tamaño adaptado a los estándares contemporáneos, su caja de oro rosa de 18 quilates combinada con una correa de piel de cocodrilo negro asegurada por un cierre plegable triple proporciona un marco transparente para el legendario calibre y sus característicos elementos.

La ausencia de un dial asegura unas vistas claras del movimiento, que se distingue por su imponente Tourbillon en forma de lira con tres puentes paralelos en forma de flecha, compuesto por 257 piezas totalmente montadas y decoradas a mano. La jaula compuesta por 79 elementos pesa apenas 0,278 gramos, y se acciona con un sistema de bobinado automático de micro-rotor unidireccional, visible a través de un cañón abierto. Además de su Tourbillon, esta pieza de Alta Relojería cuenta con una reserva de marcha de 50 horas.