El restaurante María Ciento38 realizará deliciosa cata/maridaje con Bodega Firriato

0 Shares
0
0
0

Antonieta Di Pasquale, la Nonna, ama de los fogones en el María Ciento38, recibirá este próximo 27 de abril a la Bodega Firriato, cuyas etiquetas pertenecen a la campiña de Trapani, para una deliciosa cena-maridaje.

Patricia Mejía, Manager de exportaciones de la bodega y Sommelier, en compañía de Marco Valentini, experto en vinos italianos, realizarán esta cata presentando 4 deliciosas creaciones de Firriato: Chiaramonte, Quater Vits, Ribeca y L´Ecru, vinos exquisitos que harán dupla perfecta con los platillos de La Nonna, que cuentan con el sello Siciliano de la casa.

La Nonna nos dice: “Venir a comer al María Ciento 38, es como sentarse a comer en mi casa, donde todo es fresco y recién hecho, resaltando la simpleza y buen gusto de la comida Italiana, los platillos que se han elegido para este maridaje, serán perfectos para respetar los acentos y sabores“.

Por su parte, Marco Valentini informa: “Firriato se ha dedicado a valorizar las vides de la tradición siciliana. Etiquetas de absoluto prestigio, testigos de un estilo de elaboración capaz de dar el justo valor a las producciones enológicas que nacen en Sicilia: blancos, tintos, dulces, burbujas, vinos con una fuerte impronta identitaria, reconocible al primer sorbo“. 

Cristina Cialona, Directora del María Ciento38 agrega: “Esta cata promueve el conocimiento en torno a caminos vinícolas que buscan generar identidad y pertenencia, abundando con sus raíces en un suelo extraño hasta encontrar un sustrato propicio para florecer“. 

La cena constará de: Ceviche de pescado blanco, Caponata, Gnocchi al Ragú y el suculento postre, que en el María Ciento38 es un hit, el Cannolo Siciliano, el cual en la versión de la Nonna, lleva almendras en un lado y naranja en el otro. El Cannoli tiene su origen en Sicilia, y en español significa tubo pequeño,en los libros de gastronomía e historia se dice que para el Siglo XI, cuando Sicilia pasó a ser cristiana, las monjas se quedaron con este postre árabe, que fue introducido durante la dominación de este país, y lo conservaron por el resto de los días gracias a que lo elaboraban dentro del convento; por lo que fueron ellas las que introdujeron este postre milenario con las tradiciones cristianas que buscaban implementar en la nueva conquista. 

A pesar de esto, solo se podían disfrutar de estos ricos postres durante el Carnaval de Sicilia, ya que era el único momento en el que estaba permitido el exceso y la pasión en la isla, además de ser el único momento en el que salían a la venta los ricos postres que hoy en día se encuentran prácticamente en cada esquina y son parte de la cultura siciliana. 

Melanzane de berenjena.
Ceviche de pescado blanco.
Gnocchi de ragú.

Costo por persona: $1,600 

Precio incluye comida y bebidas. Informes y reservaciones: 55 7159 2039 

27 de abril |17:30 hrs @mariaciento38

You May Also Like