Chateau Domecq Rosado, delicioso, fresco y sensacional

Escuchar a sus consumidores y ser conscientes de las tendencias globales fue lo que propició que Bodegas Domecq apostara por crear su vino rosado.

El equipo de Marketing y PR con Aurelie Skorupa como anfitriona diseñó en CDMX una exquisita experiencia para la presentación del delicioso, fresco y sensacional Chate Domecq Rosado en el restaurante Alba, cocina local.

Durante los últimos años, el incremento en el gusto por los vinos rosados de parte de los amantes del vino solo fue en ascendencia. Esta gama peculiar, que hoy en día se muestra en una amplia paleta cromática, está conquistando a aquellos que de manera clásica eran fieles defensores de blancos o tintos.

Las ofertas gastronómicas nacionales e internacionales solicitan más propuestas de maridaje; contantemente surgen nuevas recetas y combinaciones de ingredientes que requieren sabores más específicos de vino y es ahí donde la familia Chateau Domecq impera. Solo restaba cubrir un espacio especial con su rosado.

Para presentar con orgullo la nueva etiqueta, el equipo de Bodegas Domecq comandado por Aurelie Skorupa, Gerente de la División de Vinos, ofreció una dinámica que ejemplificó a detalle el proceso artesanal con el que se realizó Chateau Domecq Rosado. La cita fue en el restaurante Alba, cocina local, de la Colonia Juárez, donde el chef Alex Cabral compartió una Master Class sobre cómo hacer pan con masa madre.

Los invitados tuvieron oportunidad de preparar masa desde cero, moldearla con sus propias manos y conocer los secretos de su preparación. Las similitudes de esta actividad con el vino son muy evidentes y Alberto Verdeja, enlazado desde Ensenada, explicó cómo es el trabajo con levaduras – presentes en ambos procesos – y las decisiones que uno toma frente a un producto vivo que requiere de orientación para obtener algo único.

De una manera lúdica y divertida, Alberto Verdeja, de manera virtual y el Chef Alejandro Cabral presente en la experiencia, fueron dialogando sobre fermentaciones, tiempos de vinificación vs tiempos de cocción, en una muy grata experiencia para todos los invitados. ¡Me encantó¡

Primer tiempo. Chef Alejandro Cabral.

Aplausos para las delicias presentadas por el Chef Alejandro Cabral De Alba, Cocina local en la calle de Marsella en la Colonia Juárez, quién con su frescura y amabilidad presentó cuatro tiempos para recordar en perfecto maridaje con el riquísimo Chate Domecq Rosado.

Para el primer tiempo se sirvió Queso Ricotta hecho en casa con duraznos, hojas de albahaca y aceite de olivo; mostaza de la casa, Hummus de betabel y salsa macha. Los tres elementos en el plato combinaban a la perfección con el rosado y permitían nuevas capas de sabor, llenando de profundidad cada bocado jugando con la acidez del vino.

Para el segundo tiempo se sirvió un refrescante Gazpacho de temporada, con jitomates criollos de Huasca Hidalgo, y un crujiente de chía y ajonjolí. La frescura de esta sopa fue perfecta con los cítricos encontrados a profundidad en Chateau Domecq Rosado.

El siguiente fue un Crudo de Hiramasa con ciruela, toronja y pepino; una opción muy cercana a las recomendaciones de maridaje de Alberto Verdeja con productos del mar. El oriundo de Ensenada desea se disfrute su vino rosado frente al mar, acompañado de un hermoso atardecer.

Para finalizar, un pay de limón cerró la experiencia de la forma más dulce posible, ofreciendo un sabor cítrico que hacía sinergia con las notas del nuevo integrante de la familia Chateau Domecq.

You May Also Like