Saltar al contenido

Edoardo Tresoldi presenta increíble escultura en Coachella

Espectacular la obra de Edoardo Tresoldi en el Festival de Coachella este año, tres majestuosas estructuras se elevaron desde el suelo, dominando a los asistentes al festival. De diseño idéntico, cada uno era más grande que el siguiente, y su tamaño oscilaba entre tres, cinco y siete pisos. Inspirada en la pesada arquitectura barroca y neoclásica, la malla de alambre, las construcciones en forma de domo miraban directamente al cielo. El espectacular visual fue Etherea del artista de instalación Edoardo Tresoldi y es su pieza más grande hasta ahora.

«Los festivales son un espacio público muy emocionante para mí», dice Eduardo. «El público espera la apertura durante meses, y luego viven la experiencia intensamente y con ojos curiosos, conscientes de experimentar un momento único y denso que no tiene ni pasado ni futuro».  Agrega Tresoldi a el entrevistador quién armara la nota para WeTransfer International.

Edoardo Tresoldi, el gran artista italiano afirma de la creación de su obra: “ Me sumerjo en el lugar y trato de entenderlo“.

Con Etherea, Edoardo dice: «Quería crear un lugar dedicado donde la gente pudiera levantar la cabeza y mirar hacia el cielo, disfrutando de un momento simple e íntimo mientras estaba de pie en el concurrido entorno de Coachella«.

Moverse a través de las tres estructuras generó la ilusión óptica de acercarse o alejarse del cielo, creciendo o encogiéndose, como Alicia en el país de las maravillas. Edoardo lo compara con la extraña sensación cuando vuelves a visitar una casa en la que creciste y todo parece mucho más pequeño.

Edoardo creció en una pequeña ciudad en los suburbios milaneses llamada Cambiago. «Es un lugar afectado en las últimas décadas por una intensa urbanización», dice. «Las casas de la granja y el campo se entrelazan con autopistas, rotondas y torres de electricidad».

Me permite crear un lenguaje fuerte y contemporáneo.  Estas fuertes contradicciones se encuentran en su trabajo. Como europeo, y especialmente como italiano, Edoardo está profundamente influenciado por la arquitectura romana clásica. Él vivió en Roma por siete años. «Su contexto arquitectónico de inmediato me fascinó e influyó», dice. En sus obras utiliza elementos de ruinas antiguas en contraste con un estilo más modernista encontrado en Italia: «Me permite crear un lenguaje contemporáneo fuerte».

Mientras trabajaba como escenógrafo, Edoardo se familiarizó por primera vez con la malla de alambre. Desde entonces se hizo conocido por empujar el material hasta sus límites, doblarlo y darle forma con sus manos (enguantadas) para formar grandes estructuras. Estos son ensamblados pieza por pieza por su equipo, ya sea en su estudio de Milán o en el sitio, dependiendo de la escala. El equipo se posa en escaleras, andamios o recolectores de cerezas dependiendo de la altura de la pieza final.

Es un trabajo físico agotador. Un video detrás de la escena de la realización de uno de sus primeros trabajos se abre con una toma de Edoardo arrancando tiras de curita para cubrir sus dedos agrietados y sangrantes, muestra del trabajo con el metal.

 

Tesoldi es un genio creador. Seguiremos muy de cerca su trabajo.