Saltar al contenido

Pasos para la rutina de limpieza y cuidado facial perfectos

Una rutina de cuidado facial depende mucho de las necesidades específicas de cada mujer y puede estar integrada por tres o diez productos diferentes.

 

No siempre es sencillo determinar en qué orden deben usarse, por esta razón, Pond´s nos compartió esta rutina para hacer más sencillas tus mañanas y noches.

 

1. Limpiador facial

 

Lava tu cara usando agua tibia (para abrir los poros) y un limpiador facial, realizando movimientos circulares. Después, seca dando palmaditas con una toalla.

 

2. Tónico 

 

Aplica y permite que se seque. Este paso es de gran ayuda particularmente para las personas con piel muy grasosa.

 

3. Tratamientos, como crema para ojos y serums

 

Ya sea como prevención o para reducir la apariencia de arrugas, la crema para ojos es muy importante debido a que la flacidez en la piel comienza a presentarse alrededor de los ojos. Además de ayudar a mantener esta zona humectada, puede contribuir a disminuir la hinchazón y ojeras.

 

Los serums aportan nutrientes y beneficios adicionales a los de un humectante, y pueden responder a diversas necesidades, desde intensificar la luminosidad de tu rostro hasta prevenir la aparición de manchas causadas por el Sol.

 

Nuevamente, espera a que estos productos se absorban o sequen para impedir daños al colágeno.

 

5. Humectante

 

El humectante, en la presentación que te funcione mejor, va después del serum porque bloquea los ingredientes activos, ayudando a que los productos sean más efectivos. Nunca debes saltarte este paso, sin importar que tu piel sea grasa, pues la falta de humectación sólo provocará que produzca más aceite.

 

6. Protector solar

 

Si tu humectante no incluye FPS, o si deseas la protección adicional, asegúrate de que contenga mínimo FPS 15.

 

7. Primer o base de maquillaje

 

Con el rostro limpio y protegido, puedes comenzar tu rutina de maquillaje ya sea con tu base o con un primer, dependiendo de lo que requiera de tu tipo de piel.

 

Un par de cosas más

 

-Es preferible que a diario uses una toalla limpia para secarte la cara, a fin de evitar contaminarla con restos de suciedad del día anterior.

 

-Ten cuidado al aplicar tu perfume y productos para el cabello con aceite, silicones o plastificantes, pues pueden irritarte o tapar tus poros si llegan a tu cara.