El Principado desde Nueva York

Gabriella Morales-Casas nos detalla su viaje gourmet y fashionista a Nueva York.
0 Shares
0
0
0

En este Principado pasamos de Oaxaca a Manhattan en menos de diez horas…así como lo leen, apenas volví de la feria Internacional del Libro de Oaxaca y me embarqué a Nueva York con todo y rebozo (y aretes de filigrana). Fui invitada por Safilo EUA a la presentación de su nueva colección de lentes oscuros, pero no saben todo lo que me encontré por allá: puro ambiente mexicano.

 

Bobbi Brown y Kate Spade 

Primero, les cuento del showroom de Safilo en la 34 y la 5ta avenida, con Kira Álvarez, flamante editora de moda de Harper’s Bazaar México y Latinoamérica y Francisco Romero, editor de la revista especializada en lujo para el público latino, Hombre.

 

Safilo es la distribuidora italiana que lleva los destinos de lentes de sol Alexander McQueen, Gucci, Dior, Marc Jacob y Fendi, además de su propia marca, Carrera, lentes famosos porque los usaba Robert Redford cuando era guapo… 

 

Las grandes novedades son Kate Spade y sobre todo Bobbi Brown, marca cosmética que por primera vez lanza una línea de lentes. Esto es exclusivo para el mercado de EUA, o sea que si queremos unos lentes modelos Jackie O, Steve o Jennifer, como Bobbi ha bautizado a algunos de sus lentes, hay que ir a la Quinta Avenida por ellos porque no estarán disponibles en Latinoamérica.

 

Trends para 2014

Las tendencias que vienen son muchas: ¡regresan los armazones ochenteros! Los bling bling y glitter, como Jimmy Choo; los fluos combinados con animal print, como los propone Fendi; los metálicos en bloques de color, como Dior, y la combinación de materiales de Gucci, además de los pasteles de Marc Jacobs. Alexander McQueen contrasta colores neutros y nude con ornamentos dorados. ¡¡¡Padrísimo!!! Quería llevármelos todos.

 

Safilo USA decidió invitar tan sólo a cuatro editores latinos, dos de ellos, mexicanos, que fuimos Kira y yo, además de recibir esa misma semana en su press day a las vacas sagradas de las revistas de moda neoyorquina.

 

Nos contaba la RP, Kelly Hayes, que a pesar de ser taaaaan famosas, taaaaan importantes y taaaaan serias, ella las trata como si fueran sus comadres, “y preguntarles por sus hijos o su mascota, tener un trato humano con la gente; no me gusta ser fría ni que ellas lo sean cuando entran aquí”. O sea, Kelly se lleva con Laura Brown de Harper’s como Sara Galindo con Jorge Ríos, pues.

 

 

Ufff, el Standard Hotel

Por cierto, que Ríos me presentó a Michel Heredia, el RP del fabulosísimo y ultra cool hotel Standard, ubicado en Chelsea. O sea, pasando la 28 Nueva York es como otro país…pura gente cool, guapa y con un estilo muy edgy. 

 

Cómo les explico que me sentí fachosa con mis leggins y mi blusa de seda… así que corrí a atender el problema a la tienda Alice & Olivia, sobre la 14, donde están las boutiques pequeñas con prendas que aquí nunca vamos a encontrar, ni importadas en el Palacio…

 

Bueno, volviendo a Michel, comí con él y con su compañera RP Daniela Maerky en el Standard Grill. Está delicioso y muy healthy; pedimos un delicioso pescado con verduras marinadas y cortadas en pequeños trozos con medio aguacate de guarnición. Cero mal del porky y nada de que sabe desabrido por se ligero, ¡todo lo contrario! Además, lo acompañamos con un jugo verde de la casa, muy bueno para maridar.

 

De postre, pedimos helado de miel, y aún así todavía me fui a comer los helados de Antonio Biagi, un amigo brasileño de Michel que tiene un tradicional carrito de helados en la esquina de Mercer y la 24; todo un hit en Chelsea.

 

Kira de Moda

 

En otra ocasión, Kira Álvarez me invitó a que la acompañara a cenar con su amiga Julia, quien tiene un showroom de diseñadores franceses en el Village. Fuimos al restaurante Il Bastardo, en el 191 de la Séptima Avenida. 

 

Para quienes no conocen aún a Kira, es la editora de moda de Harper’s Bazaar y vivió en Nueva York dos años estudiando y trabajando en revistas de moda, igual que en Ámsterdam y en Madrid, donde trabajó en Condé Nast antes de llegar a Vogue México. Tiene mucha experiencia y preparación, aplaudo su profesionalismo porque la vi en acción y, ¡wow!, además es encantadora y muy divertida. Síganla en @kira_de_moda.

 

También fuimos a la exposición de Jean Paul Gaultier “From the Sidewalk to tha Catwalk” en el Museo de Brooklyn, que estará hasta el 23 de febrero del 2014. La curaduría es de él mismo. Espectacular: con todos sus corsés, incluidos los de Madonna y sus múltiples giras, además de piezas de todas sus colecciones haute couture y hasta su osito de peluche, al que le puso dos conos como brassiere, “sin saber qué eran realmente”, dice en el montaje.

 

No se la pueden perder, aun si no son amantes de la moda. Es toda una aportación a la cultura pop.

 

 

San Miguel de América 

Les cuento también que el martes 12 hubo una fiesta en el Hotel Americano, perteneciente a Grupo Hábita, para premiar a los mejores destinos turísticos del mundo por Editorial Condé Nast USA, ¿y cuál creen que fue el número uno? San Miguel de Allende.

 

A recibir el reconocimiento acudieron el Gobernador de Guanajuato, Miguel Márquez y el alcalde de San Miguel, Mauricio Trejo, y la cónsul de México en Nueva York, Sandra Fuentes Beráin, que se regocijaron de emoción entre 200 invitados latinos.

 

Que San Miguel sea precioso ya lo sabemos, pero su calidad turística se ha elevado ostensiblemente (¡wow mis palabras domingueras!) por la afluencia de estadounidenses millonarios en que montan sus casas de descanso o de retiro, como el caso de Bob Pittman, dueño de Tequila Casa Dragones y uno de los socios del hotel Matilda,–fundador de MTV, entre otras gracias–.

 

Pittman le ha metido todo su arsenal promocional y económico al destino, donde habita cuando no está en New York, y como él, hay miles de extranjeros que han obligado a que los programas turísticos se hayan volcado a ese target exigente, al que ofrecen múltiples opciones restauranteras, hoteleras y de ocio.

 

San Miguel ya no es un pueblito simpático y bonito, ya es el nuevo Acapulco –bueno, sin playa–, tan chic como New York –bueno, tampoco–, pero con su mexicano sabor folklórico y colonial. 

 

El hot spot gourmet de NY

 

Por último, les mando abrazos a los editores Carlos Alonso y Carlos Matamoros, con los que fui a cenar al NoMad, ya que coincidimos en la semana; ellos fueron con Cartier a conocer las novedades relojeras. 

 

NoMad es el nuevo hot spot del barrio de Faltiron, restaurante ubicado en el hotel del mismo nombre, en Broadway y la 28 en el barrio North of Madison Park (de ahí el nombre). El comedor fue creado por el chef Daniel Humm y su gerente Will Guidara, los mismos del Eleven Madison Park, el quinto restaurante de la lista 50 Best, ésa misma donde está el Pujol de Enrique Olvera.

 

Es un sitio totalmente upscale. Tipo que los meseros son unos supermodelos elegantísimos, igual que en el Eleven, sólo que este es de decoración totalmente Art Decó y el NoMad es europeo-renacentista, muy oscuro, casi gótico. Nos sentamos en el Parlour, que es uno de los tres salones principales.

 

En cuanto a la carta, la propuesta es similar a su hermano mayor: comida clásica americana reinterpretada con un toque europeo; en el Eleven es francés y acá es mediterráneo tirándole a italiano.

 

Los Charlies pidieron Taglieatelle y Rissotto con parmesano y mantequilla, yo me fui por un Cod, pez oriundo de Montauk, Nueva York, que me sirvieron con salsa de champiñones y coliflor. Una  locura de buenos. Los postres no desmerecen: pedí helado de leche con trozos caramelizados de miel, y ellos, nieve de limón crocante. 

 

Lo más high end fue que nos mostraron su trufa blanca de 800 gramos. Te lo llevan a la mesa para que lo mires, lo aprecies, y por ahí si quieres ejercer el poder de tu firma, lo ordenes. Lo muestran de mesa en mesa como niño recién bautizado.

 

La carta de vinos también es espectacular, tienen una gran variedad europea, sobre todo; pero lo mero bueno son los exóticos cocteles de la casa. Te dan una carta con todo lo que lleva cada uno, pero lo mejor es aplicar el de tin marín de do pin güé y a ver qué te toca. Sólo prometo que están rudos y tienen mucha onda.

 

Eran las 10:30 de la noche y estaba lleno, algo no muy común en Nueva York, donde cenan temprano; obvio, hay que reservar con tiempo, pero gracias a mi amiga Daniela lo logramos, porque nos hizo la reserva el mismo día, jejejejeje.

 

Para terminar mi semana fui a ver a Bianca Marroquín, quien ya volvió a su temporada regular con Chicago, el musical que la hizo estrella de Broadway. Interpretando a Roxie Hart, impone mucho y da verdadera emoción verla en escena. Nadie debe perderse a esta talentosa mexicana triunfar de verdad en un sector tan competido y peleado como el teatro musical.

 

Ya saben, queridos lectores, Nueva York siempre será una buena idea.


¡Nos leemos la próxima semana!

 

 

 

 

 

 

You May Also Like