Del ahorro a la inversión, sólo hay un pequeño paso

Sofía Macías, autora de “El pequeño cerdo inversionista” una historia de éxito. Por Mónica Maristain.
0 Shares
0
0
0

Para la periodista y experta en finanzas Sofía Macías, todos tenemos un pequeño cerdo inversionista adentro. Se trata de un tema para el que no hay recetas. ¡Para recetas, la cocina!, dice la autora de Pequeño cerdo inversionista, libro que editado por Aguilar aparece tras el éxito de Pequeño Cerdo Capitalista, best-seller con más de 100 mil ejemplares vendidos.

 

Son muchos cerdos, como vemos, ninguno de ellos destinado a ir al matadero. Por el contrario, se trata de una metáfora provocadora que ha servido a Macías para construir un discurso lúcido y eficaz con que encarar el tan a veces irritante tema del dinero.

 

En su nuevo trabajo, Sofía exhorta al lector a sacar el dinero del colchón o de la cuenta de nómina y ponerlo a rendir frutos, mediante una guía divertida, práctica y sencilla para la que no importa si tienes 100 o 100 millones disponibles.

 

Por empezar, ¿cualquier persona puede invertir?, es la primera pregunta que surge en la charla con la joven periodista. La respuesta no se hace esperar y se expresa en un sí rotundo que no guarda lugar a dudas. Antes de invertir, eso sí, la persona debe carecer de deudas.

 

Si debes, lo importante es sacarte ese problema de encima. Luego, trabajar con los excedentes. Con 100 pesos en la bolsa puedes comenzar a invertir”, asegura.

 

Sofía Macías (Ciudad de México, 1984) es especialista en educación financiera, periodista financiera y autora, además, Finanzas personales para hippies, Yuppies y Bohemios (Aguilar, 2011).

 

Aunque ahorra desde sus primeros domingos, fue gracias a su trabajo como reportera financiera que descubrió que hay que dejar de ser “la bella durmiente del banco” e invertir nuestro dinero para llegar más fácil a nuestras metas.

 

¿Cómo empezó todo esto de los libros y de las finanzas?

 Fíjate que una amiga me llama “La cenicienta electrónica”, porque en realidad mi verdadero trabajo con el dinero comenzó con un blog. Soy periodista de formación y comencé a interesarme por las finanzas principalmente porque la fuente política a la que me dedicaba me provocaba muchos corajes. No quería terminar con el hígado deshecho y comencé a encontrarle muchas bondades a la fuente financiera. Si tú lees y comprendes una noticia financiera, puedes tomar decisiones que repercuten en forma inmediata en tu bolsillo. Cuando iba a hacer mis notas escuchaba consejos que me resultaban muy atinados y así empecé a hacer un blog, para dar a conocer lo que podríamos llamar habilidades básicas de supervivencia, aplicables a cualquier oficio o profesión.

 

¿Cuándo comenzó el blog?

 En 2008. En el blog Pequeño Cerdo Capitalista (www.pequenocerdocapitalista.com), bitácora dedicada a temas de finanzas personales traducidos a lenguaje de los mortales, empecé publicando todo aquello que no tenía espacio en el periódico. Lo hacía además con un lenguaje claro, escribía como se me daba la gana, con dibujitos en paint…La verdad es que el blog empezó a crecer, a tener muchos seguidores y en una revista de aerolínea, sin que conociera al periodista que hizo la nota, publicaron una reseña y de ahí nació el libro. Cuando publicamos El pequeño cerdo capitalista no sabíamos si a alguien le iba a gustar. A las tres semanas tuvimos que reimprimir, fue una locura. Ha sido un fenómeno muy sorpresivo.

 

A veces se me da por pensar que lo críptico del lenguaje de las altas finanzas es a propósito…

 Totalmente de acuerdo. Estoy totalmente segura de que si muchos de los ejecutivos bancarios y asesores financieros hablaran en español, la gente dejaría de pagarles los millones que reciben. Es un poco esa premisa de “si no los convences, confúndelos”. Es verdad que no estamos en el mismo terreno de juego que el de un ejecutivo o financiero, pero a veces es sólo por la diferencia de lenguaje. Como no entendemos, a veces elegimos cosas que no están adecuadas a nuestras necesidades o aceptamos riesgos innecesarios. Lo que busco con este nuevo libro es que te puedas sentar frente a un financiero y hablar de igual a igual, haciendo las preguntas correctas.

 ¿Qué es el dinero?

  Un medio. Tenemos que invertir en nuestra inversión financiera si queremos prosperar en nuestra vida.

 

¿Cómo empezar a cuidar el dinero?

 Los jóvenes deberían empezar con una cuenta de ahorro y luego con una de inversión, pero la verdad es que habitualmente lo que sigue después de la cuenta de ahorro es una tarjeta de crédito. El crédito de por sí no es malo, es una herramienta, pero si tú no haces cuentas antes de endeudarte se te convierte en un problema.

 

A veces las personas se sienten muy perdidas en los bancos…

 Lo que hay que hacer en esos casos es informarse todo lo posible antes de ir al banco, buscar las mejores atenciones, hacer valer tu derecho como consumidor y mandar al cuerno a las instituciones chafas. No hay que ser perezoso en la exigencia.

 

Una experta en finanzas

Sofía Macías es editora de portada de El Economista. Cursó una Maestría en Administración de Negocios (MBA) en la ÉcoleSupérieure de Commerce de Rennes, en Francia y la licenciatura en Periodismo en  la Escuela de Periodismo Carlos Septién García.

 

Ha sido vocera y consultora de Consumo Inteligente, el programa de educación financiera de MasterCard, y es colaboradora de las revistas Expansión, Rolling Stone y programas radiofónicos en Reactor 105.

 

También ha participado como conferencista y tallerista en instituciones de educación superior y en eventos como la Semana Nacional de Educación  Financiera con la Condusef, frente a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y el Museo Interactivo de Economía, entre otros, e interactúa con los lectores a través de la cuenta de twitter @PeqCerdoCap.

 

Con respeto a las finanzas personales, ¿cuál es la diferencia entre apostar e invertir?

 Creo que en general tenemos un pensamiento demasiado mágico alrededor de las inversiones. Las finanzas no son una cosa de suerte ni dependen de un tip infalible que le pasaron a un pariente y que nos hará ganar millones. Creemos en todo menos en la posibilidad real de que una persona pobre pueda volverse rica, que es lo que realmente pasa. La riqueza no se hace en base a apuestas, sino a decisiones importantes.

 

¿Con cuánto dinero se puede empezar a invertir?

 En México, con 100 pesos. Está la página cetesdirecto.com, que vende deuda del gobierno a través de Internet o de ventanilla. También puedes invertir desde 100 pesos en las Afore, porque así lo marca la ley, aun cuando te miren con cara rara si vas con esa suma a la entidad financiera. Luego, si ya quieres irte a algo más grande, pues invertir 1000 pesos en un pagaré bancario. Puedes invertir en la Bolsa, en monedas de otros países, hay muchas alternativas…como los fideicomisos de bienes raíces que están entrando en nuestro país. La idea del libro es abrir el abanico y mostrar todas las opciones existentes.

You May Also Like