Nissan se inspira en abejas y peces para diseñar sus coches

Los ingenieros de la marca japonesa buscan mejorar la seguridad de sus modelos imitando comportamientos de los animales.
0 Shares
0
0
0

 

Así como los diseñadores de los primeros aeroplanos copiaron, luego de una larga observación, el vuelo de los pájaros para realizar los primeros aviones, el reino animal sigue inspirando al hombre en el desarrollo de las nuevas tecnologías.

 

Es el caso de los ingenieros de Nissan, quienes buscan reducir a cero la mortalidad y las heridas graves entre los usuarios de sus vehículos.

 

Toru Futami, director de Ingeniería y Tecnología avanzada e Investigación de la armadora japonesa, aseguró que estudiar el comportamiento de los animales moviéndose en grupos ayuda a los ingenieros a entender cómo los vehículos pueden interactuar unos con otros para un ambiente de conducción más seguro y eficiente.

 

Así, el equipo de investigación creó el EPORO (EPisode 0 Robot) utilizando tecnología Laser Range Finder (LRF), inspirados en la composición de los ojos de los abejorros capaces de ver más de 300 grados, junto con otras tecnologías avanzadas.

 

Seis unidades EPORO se comunican entre ellos para monitorear sus  posiciones y evitar choques, también son capaces de viajar uno junto a otro o en fila, además de simular el comportamiento de peces nadando en bancos.

 

Futami explicó que EPORO también pueden comunicarse uno con el otro en intersecciones y decidir quién debe seguir y quién deber parar, eliminando así mismo la necesidad de señales de tránsito.

 

Antes del desarrollo de EPORO, Nissan creó el Auto Biométrico de Conducción Robótica (Biometric Car Robot Drive) también conocido como BR23C, quien imita la misteriosa habilidad de los abejorros para evitar colisiones. Fue un proyecto conjunto con el Centro de Investigación para las Ciencias Avanzadas y Tecnología de en la renovada Universidad de Tokio en Japón.

 

Inspirado en la composición de los ojos de los abejorros que les permite observar en un espectro de 300 grados, el Laser Range Finder detecta los obstáculos en un radio de 180 grados frente a él hasta dos metros de distancia. 

 

Por su parte, el BR23C calcula la distancia del obstáculo y de inmediato envía una señal al microprocesador, que a su vez traduce la información y mueve o reposiciona el vehículo.

You May Also Like