CODE 11.59 by Audemars Piguet bajo el esplendor de los diamantes

0 Shares
0
0
0

La Manufactura de la Haute Horlogerie suiza Audemars Piguet hace
evolucionar la colección Code 11.59 by Audemars Piguet con dos nuevas creaciones tono sobre tono de 41 mm en oro blanco y rosa de 18 quilates engastadas íntegramente con 1.085 diamantes de talla brillante (~4,99 quilates), lo que constituye una verdadera primicia en la colección. La continuidad del engaste realza la esmerada arquitectura contemporánea del
Code 11.59 by Audemars Piguet, a la vez que le añade un delicado toque femenino.

La esfera de oro blanco o rosa de 18 quilates está totalmente engastada con 612 diamantes de talla brillante (~2,3 quilates) irradiándose desde el centro a modo de rayos de sol.

Meticulosamente seleccionados, estos se combinan con un efecto armonioso. Cada una de las esferas presenta 6 diámetros de piedra distintos (de entre ~0,65 y ~1,10 mm), en disposición creciente a medida que el engaste de granos1 se aproxima al borde de la esfera. El efecto visual único generado por el cristal de zafiro de doble curvatura magnifica el incesante juego de luz de los diamantes.

Ambos relojes cobran vida con los movimientos naturales de la muñeca, cuyos flancos desvelan un sinfín de diamantes bailando con la luz. Todos los componentes de la caja se han engastado con elegancia mediante 473 diamantes de talla brillante (~2,69 quilates), desde el bisel extraplano y las asas estilizadas hasta la carrura octogonal y el fondo, y hasta la misma corona.

Las piedras talladas de diferentes medidas se adaptan a las diversas geometrías de la caja. La perfecta alineación de los distintos componentes es una de sus proezas adicionales.
Al tiempo que potencian el sutil diseño monocromático del modelo de oro blanco de 18 quilates, los diamantes de talla brillante ofrecen un elegante contraste con la caja de oro rosa de 18 quilates. En último término, aunque igual de notable, los cantos pulidos que adornan la carrura octogonal, el bisel y el fondo de ambos modelos acentúan las múltiples facetas de la compleja arquitectura delnCode 11.59 by Audemars Piguet.

You May Also Like