“MARIQUITA QUITA”, CORTOMETRAJE A ESTRENARSE EN EL FESTIVAL DE CANNES


Número 261

La obra participará en el prestigioso Festival dentro de la selección Short Film Corner, un mercado de cortometrajes que exhibirá mil 780 producciones de 80 países, y forma parte de los 49 proyectos que representarán a México en el mes de mayo próximo.

La historia de un niño de seis años que vive en el campo y despierta con el deseo de ser un músico magistral es la línea argumental de Mariquita quita, una producción guerrerense de la maestra Luz JaimesMiranda, profesora de la Unidad Xochimilco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) que se estrenará en el Festival de Cine de Cannes.

 El corto –filmado en Juliantla, localidad del municipio de Taxco de Alarcón, Guerrero– relata los sueños por tocar un violín de un menor nacido en una tierra de músicos.

 La obra participará en el prestigioso Festival dentro de la selección Short Film Corner, un mercado de cortometrajes que exhibirá mil 780 producciones de 80 países, y forma parte de los 49 proyectos que representarán a México en el mes de mayo próximo.

 “Es la primera competencia a la que lo inscribimos y donde será su estreno, por lo que entramos con el pie derecho, ya que le queda un año de vida para llevarlo a otros certámenes”, dijo la directora, quien además agregó que “le he dedicado mucho tiempo y siempre quise dirigir, pero el camino ha sido difícil ya que he tenido que demostrar que puedo hacerlo”.

En Mariquita quita –financiada por la escritora y directora, además del soporte de la productora C MEDIA FILMS a través de Ulises Puga– actúan Dagoberto Gama, Patricio Salgado y Claudia Santiago; el sonido está a cargo de Alan Molina, la edición de Roberto Bolado y la fotografía de Juan Hernández.

El corto que irá a Cannes. Foto: Especial

 Jaimes Miranda siempre fue muy inquieta y desde niña se sintió atraída por los medios, la radio, la televisión y ante todo el cine. “Me gustaba contar historias por lo que cuando tuve que elegir una profesión fue Comunicación, ya que me pareció muy dinámico utilizar distintos lenguajes”, manifestó al recordar sus primeras influencias que provienen además desde su familia.

 “Al escuchar a mi padre tocar la guitarra en mi cabeza me imaginaba guiones; luego comencé a ver mucho cine mexicano, tanto de la época de oro como de la década de los setenta del siglo pasado. Ahora no se me hace casualidad que Xavier Robles haya sido mi primer maestro de guión, además de que recibí lecciones de Beatriz Novaro, teniendo lo nacional y lo latino como centro de influencia”, manifestó.

 Mariquita quita está inspirada en el gusto calentano, un tipo de música de la región de donde es originaria la familia de Jaimes Miranda, ya que “me interesa difundir mis raíces, los sonidos; me gustaría decir que Guerrero es un estado muy maltratado pero donde también suceden cosas bellas y hay esperanza; de hecho, ha sido un bálsamo para los pobladores desde que se dio a conocer que mi trabajo irá a Cannes, no lo han visto, pero ya se lo apropiaron porque habla de ellos”.

 La Casa abierta al tiempo siempre fue su primera opción para desarrollar sus estudios universitarios ya que destaca por su sistema modular. Al egresar, invitada por un compañero, inició su carrera en la cinematografía produciendo documentales y cortometrajes, además de incursionar en televisión. No obstante, su carrera se enfocó por largo tiempo en la escritura de guiones.

 Uno de ellos fue Historias de la Tierra Caliente que fue galardonado en 2011 en el Séptimo Concurso de Guiones de Largometrajes para Autoras y Adaptadoras de Cine Matilde Landeta, así como el Premio al Mejor Guión de Largometraje Cinematográfico del Festival Internacional de Cine de Guanajuato en 2015.

 Adicionalmente se desenvolvió en la radio, “en mis ratos libres impartía clases pero escribía mucho, desde cuento o dramaturgia, pues tuve maestros como Estela y Vicente Leñero”.

 La cineasta expuso que escribió la primera versión de aquel texto en cuatro días estando en Tierra Caliente a 50 grados en la sombra, “después tomé una serie de talleres y seguí trabajándolo todavía más, y en 2012 fue reconocido en el Festival de Cine de Acapulco como mejor guión, pero fue muy difícil obtener recursos para realizar la película”, comentó.