Monólogo de Coco Chanel por Silvia Peláez

10990817_854144091293423_1789750044477117040_n

Un monólogo siempre es un reto para la escritura dramática, para la dirección y para la actuación, asegura Silvia Peláez, autora y directora de Coco, mademoiselle Gabrielle, la obra que se presenta en La Capilla (Madrid 13, Coyoacán) todos los lunes.

Silvia Peláez se sumerge ahora en la vida de la legendaria Coco Chanel y crea un personaje lleno de matices que junto con el espectador visita algunos de los episodios más importantes de su vida.

“Escribí el monólogo sin escenas, en una especie de continum como ese fluir de la memoria en que unos recuerdos se pegan con otros por asociaciones o caprichos de nuestra mente, aunque en la realidad no hayan estado relacionados. El centro, finalmente, de esos recuerdos es el personaje que les da sentido. Al final se une con Gabrielle en ese fuego que nos consume en el último instante y se reconcilia consigo misma”.

Interpretada magistralmente por Pilar Boliver, Coco, mademoiselle Gabrielle muestra a una mujer que vivió y murió como quiso, que se construyó a sí misma a fuerza de carácter y disciplina y supo rodearse de los grandes artistas de su época: Dalí., Picasso, Stravinsky, entre muchos otros.

Silvia Peláez decide ubicar en la obra a Coco Chanel cuando tenía 87 años de edad. Así, cerca del momento de la muerte, cuando se supone que una lucidez extraña nos visita para revivir, pero de una forma distinta a recordar, la dramaturga revive ciertos pasajes que dejaron  marcas en el corazón de Coco. “Decidí iniciar y terminar con el instante de la muerte, dejando en medio partes de su vida, porque pensé que así podría construir un monólogo sólido en cuanto a recuento, para no quedar a deber a aquellos admiradores de Coco Chanel, además de que para Pilar resultó muy atractivo abordar de esta forma la vejez, tema que ella también tenía en mente para la obra sobre Coco Chanel”, afirma Peláez.

Finaliza: “Lo busqué en el texto y en la dirección. Dotar de sentido a los recuerdos deshilvanados para entregar, primero a la actriz, un material sobre el que ella pudiera desarrollarse y crecer; y luego a los espectadores una obra que disfrutaran y les despertara preguntas sobre esta mujer emblemática, brillante y poderosa que fue Coco Chanel”.

 




No hay comentarios

Añadir más