Bernardo Gómez Pimienta, invitado de honor en la Feria del libro en París

  México será el invitado de honor en la Feria Anual del libro en París a celebrase en marzo 2009 y el arquitecto Berdardo Gómez Pimienta será el encargado del Pabellón de México. Conoce más de este digno representante de México en París. Nace e Bruselas Bélgica de padre mexicano y madre franc
0 Shares
0
0
0

 

México será el invitado de honor en la Feria Anual del libro en París a celebrase en marzo 2009 y el arquitecto Berdardo Gómez Pimienta será el encargado del Pabellón de México. Conoce más de este digno representante de México en París.

Nace e Bruselas Bélgica de padre mexicano y madre francesa. Es egresado de la Universidad Anahuac con una maestría en arquitectura en Columbia University, New York. Además es miembro honorario del Real Instituto de Arquitectos de Canadá  y asesor para el Desarrollo Urbano Sustentable de la Cuidad de México. Entre sus principales obras se encuentran: la Estación de Bomberos Ave Fénix, Ciudad de México, el Teatro IFAL, Teatro Reforma-IMSS, Ciudad de México, Edificio Parque España, Ciudad de México, Estacionamiento Universidad Princeton, New Jersey y la Agencia Jaguar Santa Fe, Ciudad de México. Actualmente fue asignado para crear el pabellón de México en la Feria del Libro en el Salón de París.

 ¿Quién eres y qué haces? Soy Bernardo Gómez Pimienta y soy arquitecto

¿Cómo decidiste ser arquitecto? La verdad era la única carrera que me interesaba. Fue muy sencillo para mi porque no tenia dudas, toda la vida soñé con ser arquitecto, a pesar de que en mi familia no hay arquitectos.

¿Cuál es tu mayor inspiración para crear? Cada proyecto me entusiasma y me ilusiona, además tengo la fortuna de hacer siempre trabajos variados, desde cosas pequeñas a cosas grandes. Desde una cuchara, un vaso, o un plato a una torre, a un edificio, unas oficinas o una estación de bomberos, y de cada una de esas cosas he aprendido mucho. No me gusta dejarme llevar sólo por algo en específico, me gusta la arquitectura y eso es lo que hago en toda la expresión de la palabra.

¿Tienes baches creativos? Muchos. En la arquitectura hay de todo, por ejemplo: la gravedad, el agua cuando llueve, los procesos constructivos, los costos, el contexto, las vistas. Al final, el arquitecto tiene que juntar por un lado la visión estética y por el otro solucionarlo técnicamente para que todo funcione. Emocionalmente trato de ser bastante objetivo, aunque seguramente hay ciertas cosas que no te quedan muy claras por qué las haces. Hay que tratar de entender los procesos en todos los aspectos y al final resolverlo.

 ¿Cuál es el sello de BGP? Cada edificio mío es diferente, cada uno tiene condiciones particulares y soluciones diferentes, todo lo que yo hago es contemporáneo porque no veo otra opción, y eso es lo interesante de la arquitectura. Me distingue la sinceridad y honestidad con los materiales, trato de no usar pintura, me gusta que los materiales hablen por sí mismos.

 ¿Tu objeto favoritos? Mis “cuadernitos” donde dibujo todo el tiempo. Por ejemplo, fui a cenar al Zócalo de la ciudad de México hace poco y termine dibujando catedral.

 ¿Qué proyectos arquitectónicos te gustan de la ciudad de México? Las Torres de Satélite, que por cierto están a punto de echar a perder con el segundo piso, ya que se va a perder la escala y no se va a recuperar. También me gusta El Palacio de los Deportes, y el Edificio Basurto en la colonia Condesa.

 ¿Cómo visualizas el futuro a la arquitectura en  México? La  arquitectura mexicana es muy buena y fuerte. Hay generaciones muy buenas como la de Teodoro González de León, y además toda la gente joven que viene en camino. Creo que está pasando un buen momento y le auguro un futuro excelente.

 Háblanos del salón de París. Es una feria de libro muy importante en París, van como 200 mil personas, y cada año invitan a un país para ser el invitado de honor, y este año le toco a México. El invitado tiene un pabellón de mil metros cuadrados, fue así como me buscaron para hacer la arquitectura y diseño de el pabellón y la fachada de la feria.

La propuesta es colocar un mantel de picnic en piso, el techo se van a colgar paneles de colores, osea telas de diferentes colores que cuelgan, donde tienen una letra de la palabra México. Todos los muebles tienen la opción armarse de manera muy práctica, como si tuvieras una ebanistería ambulante. El proyecto duró aproximadamente 9 meses.

 

You May Also Like