Thomas Imbach en la Cineteca Nacional

La Cineteca Nacional presenta retrospectiva de Thomas Imbach
0 Shares
0
0
0

Desde sus inicios a finales de los ochenta, cruzando límites entre los formatos de video y celuloide y sin encasillar géneros ni formas narrativas, el cine de Thomas Imbach ha actuado como detonante de las emociones más profundas, sin importar que el tema sea de trascendencia política, mediática, social o tenga un enfoque más personal.

 

En este otoño, la Cineteca Nacional confirma  la visita del cineasta suizo a México. Asimismo, del 5 al 14 de diciembre, con la curaduría de Claudio Zilleruelo en colaboración con Swiss Films, la Embajada de Suiza en México, la Universidad de la Comunicación, Zicra Films y la Cineteca, se ofrecerá la retrospectiva Inside Outside: las películas de Thomas Imbach que incluye nueve filmes que abarcan desde 1994 hasta la época reciente.

 

Ejemplo de ello es Mary Queen of Scots (2013), la cual inaugura esta programación y se basa en la biografía escrita por Stefan Zweig (María Estuardo, 1934). La película muestra la enigmática vida de la reina de los escoceses, desprendiéndose de las etiquetas, ya que el director no pretende exhibir “ni una heroína santa motivada por el catolicismo, ni la ambiciosa reina obsesionada con el poder: el propósito es verla como una mujer moderna, apasionada y frágil.” (The Guardian). Este trabajo fue nominado al premio más importante del Festival Internacional de Cine de Locarno, el Leopardo de Oro.

 

En Day is Done (2011), Imbach se inscribe en lo inhabitual con una colección de escenas capturadas en 35 mm desde la ventana de su estudio entre 1995 y 2010, a las que sobrepuso el sonido de diversos mensajes telefónicos recibidos entre 1998 y 2003. El conjunto es el retrato imaginario de un hombre invisible detrás de la cámara, cuyo carácter se refleja en las voces de quienes lo llaman y sus emociones emergen mediante la banda sonora.

 

Cercana también a la literatura, Lenz (2009) está inspirada en la novela homónima de Georg Büchnerm basada en la vida del poeta Jakob Michael Reinhold Lenz. En la cinta, Lenz ha dejado su natal Berlín para investigar la historia detrás de dicha novela. Pero enseguida abandona el paisaje alsaciano por un reencuentro con su ex esposa e hijo en los Alpes suizos. El protagonista es interpretado por el alemán Milan Peschel, quien antes destacó en cintas como Netto (Robert Thalheim, 2005).

 

Una década después de Ghetto (1997), película con la cual Imbach alcanzó el reconocimiento en el circuito de festivales, llega I Was a Swiss Banker (2007), la historia de Roger, un joven banquero exitoso en el negocio del contrabando de dinero quien es delatado por uno de sus clientes. Su única salida es bucear por el lago Constance, un universo poblado de sirenas vestidas de Lara Croft y astutas brujas en helicópteros.

 

En Happiness is a Warm Gun (2001), Petra (Linda Olsansky), una activista por la paz y la ecología de la década de los ochenta recibe un disparo mientras duerme y su amante y aliado político se suicida poco después. Tras el impacto de la bala, la protagonista experimenta un viaje a nuestros días donde se encuentra con personas relevantes para descifrar el sentido de lo sucedido en los años de su activismo. En el Swiss Film Prize 2002, la cinta recibió las nominaciones Mejor Película y Mejor actriz, esta última por el papel de Petra.

 

Happy Too (2002) está construida a partir del mismo material que Happiness is a Warm Gun. Con la misma mirada penetrante, la ironía y el coraje que Imbach usó para sondear en la fantasía del romance activista, en esta ocasión se centra en el mito de la actuación fílmica. El director pone en paralelo la lucha de los personajes con la lucha de los actores Linda Olsansky y Herbert Fritsch.

 

Thomas Imbach continua con un ensayo de ciencia ficción, Nano Babies (1998) que registra a seis niños alojados en un complejo de investigación a cargo de sus padres. De forma casi espontánea, la película conjunta escenas de los pequeños jugando en el laboratorio con tomas del exterior y tomas panorámicas, a manera de un presagio del futuro.

 

En 1994 Imbach aterriza en el género documental con Well Done, donde explora el tema de la tecnología mostrando cómo configura la comunicación entre seres humanos. La historia gira sobre una empresa de alta tecnología, donde cerca de 1,200 personas tienen el compromiso de revisar millones de francos suizos en forma de cadenas interminables de datos. Algunas figuras emergen de la masa de empleados que han sido absorbidos por el edificio laberíntico.

 

 

Con estas nueve películas se explora la trayectoria de Tomas Imbach, quien movido por el impulso creativo ha realizado una búsqueda para resolver ciertas inquietudes de la propia existencia a través de la imagen en movimiento.

You May Also Like