Entrevista con Begoña Rodríguez de la Fondation de la Haute Horlogerie

FHH

Begoña Rodríguez fue la encargada de impartir las clases de iniciación a la relojería por parte de la Fondation de la Haute Horlogerie. Durante su estancia en el SIAR 2014 la entrevistamos y conocimos un poco más acerca de su pasión por la alta relojería. 

 

Con una formación en ingeniería micromecánica, informática y relojería en una de las escuelas técnicas de Suiza, Begoña Rodríguez inició su vida como maestra. Una amiga de Begoña trabaja en la FHH, al saber su pasión por enseñar y transmitir su amor por la relojería decidió darle una oportunidad e inició en enero tomando un curso en París para convertirse en formadora y desde entonces no piensa en abandonar su lugar en la fundación. 

 

El objetivo de la Fundación de la Alta Relojería es promover los relojes de categoría, porque son una armonía entre lo técnico y lo estético. Los procesos por los que pasan los relojes deben llegar a la perfección para llamar la atención de los compradores. 

 

Las marcas miembros de la fundación son un apoyo para continuar con la tradición de la alta relojería, sin cortar las innovaciones. Los oficios de la práctica relojera también son exaltados como por ejemplo los oficios de arte que son pocos conocidos.

 

Por el momento la fundación no hace un chequeo de relojes, esa parte la hacen por medio de una certificación de cronometría o de laboratorios y uno muy específico en el que para tener un sello debes pasar por procesos de alto control en técnicas, estética y reglas. 

 

Begoña nos comentaba que actualmente se están creando escuelas, organizaciones y lugares en general para que la tradición relojera llegue a más lugares. El constante cuestionamiento de los alumnos por querer aprender más, de personas que cuentan con un oficio en relojería y quieren perfeccionarlo han hecho que un programa de esta magnitud se esté desarrollando en Europa. 

 

Para estudiar relojería se necesitan cuatro años de inmersión únicamente en los mecanismos posteriormente los alumnos pueden dirigirse a otras áreas como el diseño de las cajas, las correas, ser constructor o la fabricación y entendimiento de los materiales para la producción de piezas tan pequeñas.

 

Las características que debe tener una persona para convertirse en maestro relojero según Rodríguez es una gran pasión ya que estar tantas horas detrás de una mesa de trabajo puede ser desgastan y aburrido, se necesita ser muy tranquilo, sensibilidad, cabeza y manos deben trabajar como una sola máquina porque no es un oficio solo manual o intelectual sino para ambos. 

 

Normalmente cuando una persona compra un reloj de alta relojería es porque ya ha estado dentro del negocio por un tiempo, mencionar las características de un buen reloj para comprarlo es una contradicción porque en alta relojería solo hay piezas buenas y de la mejor calidad. 

 

 

Cerramos la entrevista preguntándole a Begoña: ¿Cuál ha sido el mejor tiempo de tu vida? a lo que nos respondió que aún no ha llegado.