Sin categoría

Mandela. Futbol. Feria del Libro, en ese orden

POLVO DE ESTRELLAS: la columna de Mónica Maristain
0 Shares
0
0
0

Mandela. Futbol. Feria del Libro. En ese orden. “Nuncamente”, diría mi amigo Javier Rosas, el orden al revés.

El mundo se paralizó un poquito por la muerte a los 95 del líder sudafricano que terminó con el ominoso sistema del apartheid. Como contracara de una partida tan célebre, no faltaron los distraídos que dejaron el consabido mensaje de condolencia en la cuenta de twitter del actor Morgan Freeman.

Recordarán los memoriosos que el hombre de la cara con lunares encarnó a Madiba en Invictus, esa joyita, como todas las que pule casi a mano ese orfebre del cine que es Clint Eastwood, que contó a Matt Damon en el elenco.

http://youtu.be/RZY8c_a_dlQ

 “Cuando el futbol se lo comió todo”, dice la canción “La memoria”, del cantautor argentino León Gieco, autor también de la conocida “Sólo le pido a Dios”. Lo cierto es que siempre el balompié arrasa con las buenas y malas voluntades de millones de personas que en el mundo quisieran interesarse por otras cosas, pero…

El futbol es el opio del pueblo y el pueblo también, ni modo. Así las cosas, mientras con un ojo llorábamos por la muerte de Mandela, con el otro estábamos atentos al sorteo mundialista que tuvo en la bellísima modelo brasileña Fernanda Lima un soberbio objeto decorativo.

Por si no saben los que leen esta columna, la abajo o arriba firmante es oriunda del país del bife y el malambo (tema del próximo libro que sacará en Anagrama la famosa periodista Leila Guerriero, de paso anunciamos), lo que equivale a decir que respiró tranquila con la zona más que regalada que le tocó a la selección de Messi.

Tampoco le fue tan mal a México, que ya supo ganarle a Brasil y que no tiene en la verdeamarelha un monstruo tan temido como sí ve en la camiseta de los Estados Unidos cada vez que le enfrentar a sus amigos del norte.

Entre el futbol y Mandela, para una pequeña parte de la población mexicana hubo tiempo que dedicar a los libros, con la realización de la 27 Feria Internacional en Guadalajara, esta vez muy vallada y repleta de agentes cubiertos y no tanto merced a la vista de Israel como país invitado.

David Grossman y Etgar Keret resultaron sin duda los israelíes más admirados en una fiesta cultural que incluyó premios a Ana García Bergua por su novela La bomba de San José y el más que merecido Homenaje Nacional de Periodismo al también escritor Juan Villoro.

Una semana llena de matices, como vemos.

You May Also Like

El restaurante de Alex, de Maná, en Nueva York

El baterista de Maná, Alex González, abrió su propio restaurante en el Greenwich Village de Manhattan. Se trata de una de las zonas más exclusivas de la gran manzana, donde sus seguidores podrán conocer los gustos de este sex simbol de la música mexicana, exportado a todo el mundo. El lema del l
Read More

Los Colores Humanos de Carlos Latapí

Con la presencia de personalidades y figuras del espectáculo de la talla de Lupita Jones, Juan José Origel y el escultor Sebastián, el fotógrafo profesional Carlos Latapí, conocido por retratar algunos de los rostros más famosos del México actual, celebró 20 años de carrera con una exposición. La
Read More