Memín Pinguín, el niño negro de alma blanca, cumple 50 años

El Tercer Festival de Autores de Cómic FESTO Cómic presentará, en el marco de la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil, un homenaje al icónico personaje de historieta.
0 Shares
0
0
0

 

El Tercer Festival de Autores de Cómic FESTO Cómic presentará, en el marco de la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil, un homenaje a Memín Pinguín, el personaje que cumple 50 años de vida.

 

La muestra se inaugura el viernes 8 de noviembre en el Centro Nacional de las Artes, y mostrará una exposición sobre la evolución histórica del icónico personaje de historieta.

 

El personaje Memín Pinguín apareció por primera vez en 1943 en la revista Pepín, bajo el título “Almas de niño”, creado por Alberto Cabrera

 

En 1963, Sixto Valencia Burgos ilustró las aventuras escritas ya por Yolanda Vargas Dulché, dando vida a la historia independiente de Memín Pinguín hace medio siglo.

 

El encargado de dibujar cada una de las páginas del personaje fue el propio Valencia Burgos, quien ahora ya tiene 79 años.

 

El monero dibujó todos los números, con 32 páginas en tamaño carta, en sepia, y portada a color, que salieron durante 366 semanas.

 

“Es como si hubiera tenido un hijo. Lo quiero igual. Ya es parte de mi: la manera como piensa, como camina. Siento que yo lo creé”, aseguró Sixto Valencia Burgos.


“Es un chico de ocho o nueve años, negrito, chaparro, calvo, con orejas prominentes y ojos de plato, que siempre estaba haciendo travesuras. Yo le puse los zapatos y la gorra de beisbolista con una M enfrente, porque yo de niño era un aficionado al beisbol, siempre iba al Parque Delta”, recuerda el historietista en una entrevista al diario Excelsior.

 

Sixto dijo que siempre quiso escribir también las aventuras de Memín y su M’a Linda, quien lo corregía amenazándolo con pegarle con “tabla con clavo”, y de sus compañeros de tercero de primaria: Carlangas, Ricardo y Ernestillo.


“Eran historias que hablaban del valor de la familia y de la amistad. Mostraban el México que muchos vivimos, cuando los niños jugaban en la calle con el aro o con el trompo. Aunque también había peligros”, añade.

You May Also Like