Saltar al contenido

Teatro: Los Corderos de Daniel Veronese

Que satisfactorio es para quienes nos gusta el teatro encontrarnos con proyectos como “Los Corderos” dirigida y escrita por Daniel Veronese.

 

“Los Corderos” es una mezcla perfecta: un texto bien escrito que te envuelve y te hace sentir estar dentro de ese escenario reducido premeditadamente, por otro lado un reparto de ACTORES que son una delicia y dan vida a estos personajes tan complejos, pero al mismo tiempo tan humanos.

 

Tal cual le pasa al personaje principal me sentí secuestrado por este montaje, conforme avanzaba la historia quería conocer la conclusión,  pero al mismo tiempo pedía no terminara ya que lo estaba disfrutando bastante, pocas obras logran ese efecto, es el efecto Veronese…

 

David Veronese argentino de nacimiento, gracias a su talento ha sido adoptado en diversas partes del mundo, recibiendo los más importantes reconocimientos por su aportación al arte teatral. Como director tiene en su haber más de 40 montajes y sus textos se han traducido a diversos idiomas como al francés, alemán, italiano, inglés y portugués. 

 

“Del maravilloso mundo de los animales: Los Corderos” es uno de sus textos más oscuros, requiere una gran fuerza dramática y una excelente interpretación actoral,  el reparto que la lleva a cabo en México sale 100% bien librado y demuestran su dominio del escenario y su calidad histriónica.

 

La brillante idea de acercarnos al trabajo de este reconocido autor es de Arturo Barba (produce y actúa tal cual lo hizo también con “Razones para ser bonita”), quien dentro del montaje interpreta a “Gómez” el detonador de todo el conflicto en el que se envuelven los personajes. Arturo nos comenta el por qué hacer este tipo de teatro y acercarlo al público mexicano: “Porque todo lo que suma enriquece, enriquece como cultura, aporta y abre nuevas posibilidades. El teatro es una ventana de la sociedad en la que vivimos, si algo te mueve es porque te espejea directamente. Este trabajo es muy novedoso en el sentido de cómo impactar al espectador y dejarle algo. Es vertiginoso, poderoso y la vez sencillo”.

 

Arturo cuya pasión es la construcción de un personaje y ya antes había trabajado con Veronese en el montaje “Mujeres soñaron caballos” y nos da su opinión sobre el trabajo del argentino: “Veronese es un director absolutamente vanguardista, tan fuera de lo ortodoxo del teatro, con esta irreverencia a la forma, a la escuela. Su apuesta es el actor como único vehículo para emocionar al espectador, el actor como un principio y fin de la teatralidad. Eso como actor es una delicia, y algo pasa en esa amalgama también con el espectador que termina emocionado”

 

La cereza del pastel en este proyecto es una brillante Nailea Norvind quien hace lo que mejor sabe hacer: ser la dueña del escenario. Notable es tenerla actualmente en dos proyectos dignos de verse y donde demuestra sus tablas (actúa también en “La inauguración” que se presenta en el Foro Shakespeare), sobre trabajar en “Los Corderos” nos comentó: “Es uno de los pasos más importantes de mi carrera, algo a lo que aspiraba desde hace varios años ya que había ido como espectadora a las obras de Veronese y me impactó. Genera un caos en escena pero con un orden detrás de ello, es surrealista. Mientras me estaba riendo terminaba siendo violentada al final de la obra y llorando, ¿quien hace esto?, quería pertenecer a eso, este proyecto es uno de los grandes sueños y aciertos de mi carrera”.

 

“No soy de una escuela en particular, soy una actriz autodidacta, mi pasión por lo que hago me ha llevado a explorar y tratar de entender a los grandes. No tuve que inventar a Berta, se dio naturalmente gracias a la relajación de Daniel como director, me hizo sentir una gran confianza en mí misma que no había sentido, moldeo algo a partir de observarme. En México me conocen como una actriz muy intensa y no quería que el personaje se viera como una histérica, con él descubrí que sus obras hablan de personajes femeninos muy fuertes, con un gran poder y mucho temperamento. Me ayudo a tener muchos matices en una misma puesta y ese es mi sueño” explica  Nailea sobre su preparación para este personaje.

 

 

Una obra que sacude y a la vez hace reír al público, “Los Corderos” se presenta hasta el 17 de noviembre en la Sala Chopin, ubicada en Álvaro Obregón # 302 en la Colonia Roma. Viernes 9:00pm, sábados 6:00 y 8:00pm y domingos a las 6:00pm