La cocina mexicana en el siglo XIX

Descubre cómo era la cocina mexicana en el siglo XIX con libro de José Luis Juárez López.
0 Shares
0
0
0

“La cocina mexicana no se convirtió en motivo de orgullo inmediatamente después de la Independencia. Tuvo que transcurrir el siglo XIX para que los platillos de origen indígena fueran aceptados por la elite y se forjara así una gastronomía nacional”, refiere José Luis Juárez López, investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), en un libro de su autoría de reciente publicación.

 

Bajo el título Engranaje culinario. La cocina mexicana en el siglo XIX, la obra del especialista del Museo Nacional de las Intervenciones, rescata el papel de esta tradición popular hacia finales del periodo decimonónico, y la forma como fue aceptada a través de la comida casera, hasta convertirse en la cocina de todos los mexicanos.

 

“Tuvo que pasar por un periodo de más de 100 años para que se consolidara la cocina mexicana; las mujeres que alcanzaron estudios comenzaron a consignar en libros los usos y costumbres culinarias, cuyos compendios se convirtieron en instrumentos de difusión de preparaciones caseras y tradicionales que se desbordaron en una gastronomía aceptada, dijo Juárez López.

 

En aquella época, las elites no consumían productos relacionados con las clases populares. “Eran alimentos vinculados con los indígenas y, por tanto, ligados a tradiciones cuestionables y a un pasado que no correspondía con la modernidad. Lo que se consideraba mexicano en el terreno de la cocina mexicana no contaba con la anuencia general”.

 

En su libro, Juárez López señala que la cocina mexicana se caracteriza por una cantidad enorme de productos que son utilizados para dar vida a diversos platillos, pero también por haber sido olvidada mucho tiempo y vedada en las altas esferas, no obstante poco a poco se convirtió en el símbolo culinario de un país.

 

Engranaje Culinario. La cocina mexicana en el siglo XIX, editado por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, es el tercer libro de una colección formada por La lenta emergencia de la comida mexicana. Ambigüedades criollas, 1750-1800 y Nacionalismo culinario. La cocina mexicana en el siglo XX.

You May Also Like