El nuevo World Trade Center de Nueva York, el más caro del mundo

El “One World Center”, que reemplaza al destruido por los atentados del 11-S, cuenta con 104 pisos y costará más de 3,800 millones de dólares cuando se termine.
0 Shares
0
0
0

 

El nuevo World Trade Center, con sus 104 pisos, costó más de 3800 millones de dólares, con lo que se convirtió en el más caro del mundo. 

 

Con una altura de 541 metros, el “One World Center” tiene una longitud de 1.776 pies, cifra que coincide con el año de independencia de los Estados Unidos, mientras que la azotea del edificio se encuentra a 417 metros, la altura exacta de las antiguas Torres Gemelas. Es una estructura única sostenible coronada por una aguja de 40 pisos.

 

El One World Trade Center, conocido anteriormente como la Freedom Tower o Torre de la Libertad, es un rascacielos que se está construyendo en Lower Manhattan, Nueva York, Estados Unidos por los arquitectos Thomas Boada y David Childs. 

 

Este edificio, con un costo de 2000 millones de dólares, será el mayor rascacielos del nuevo complejo del World Trade Center, en reemplazo de las antiguas Torres Gemelas.

 

Cuando sea inaugurado, en 2014, será la séptima estructura más alta del mundo, después del Burj Khalifa, de 828 metros de altura, Tokyo Skytree de 634 metros, la Torre central de Shanghái de 632 metros, las Torres Abraj Al Bait de 601 metros, la Torre de Television de Canton de 600 metros y la Torre CN de 553,33 metros. 

 

Sin incluir el 1 World Trade Center, el nuevo World Trade Center contará con otros tres rascacielos de oficinas y el National September 11 Memorial & Museum, y una vez terminado, el One World Trade Center será el edificio de uso exclusivo de oficinas más alto del mundo.

 

Un mástil le dará soporte a la antena de televisión, la cual será asegurada por un sistema de cables y se eleva desde un anillo circular de soporte, similar a la antorcha de la Estatua de la Libertad, alcanzando los 541m finales de la torre. 

 

En la parte superior de la antena, habrá un haz de luz que será iluminado en las noches y podrá ser visto a 300 m por encima del edificio.

 

Hasta ahora, los propietarios del edificio ya tienen apalabrado a un gran inquilino que ocupará varias plantas del edificio, la editorial Condé Nast, propietaria de cabeceras como The New Yorker y Vanity Fair. 

You May Also Like