Vacheron Constantin presenta su exposición «Arte Floral»

Arte Floral expondrá 40 piezas históricas de la relojera suiza

 

Las flores han sido utilizadas para enamorar, para decorar y hasta como musas de grandes artistas. Pintores, músicos, escultores, fotógrafo e incluso maestros relojeros han recreado la belleza de las flores. En las creaciones de estos últimos se centra la nueva exposición de la relojera suiza Vacheron Constantin, “Arte Floral”, que acaba de inaugurar en la Maison Vacheron Constantin en l’Île. En ella se puede disfrutar de 40 piezas históricas de la casa con las que pretende rendir homenaje a tres artes oficios relacionados con la relojería: esmaltado, grabado y el engastado.

 

Vacheron Constantin nació en Ginebra (Suiza) en 1755, y desde entonces es una de las marcas de relojes de lujo más prestigiosas del mundo. El número de obras de arte que guarda en su haber es tan grande que no le ha costado encontrar entre sus recuerdos obras de arte florales. Sin ir más lejos, tan sólo 15 años después del nacimiento de la casa, una maravilla de bolsillo hecho en oro y grabado con motivos florales. Una auténtica reliquia de casi 250 años al que acompañan otros de suaves nielados elaborados en plata y ornamentados con todo tipo de vegetales, incluso cardos.

 

Tampoco faltan las piedras preciosas, diamantes insertados con el mayor de los cuidados por maestros del engastado, o coloridos esmaltes en los que las flores parecen cobrar vida. Como en estos modelos de principios de siglo que las damas de la época lucían en su cuello o como broche.

 

Entre estas piezas, de una elegancia y delicadezas exquisitas, ha encontrado un hueco el filósofo suizo Jean Jacques Rousseau. Vacheron Constantin se está implicando de lleno en la celebración del su nacimiento, hace ahora 300 años. Para cerrar este tricentenario, ha decidido incluir en esta exposición una de las facetas más desconocidas y alegres del filósofo suizo: su amor por la botánica y las flores. Así, además de las piezas  ya nombradas, podremos conocer su particular ‘jardín del Eden’: Su herbario. Donde el pensador encontraba el remanso de paz y color que necesitaba en el duro exilio

 

 La exposición se puede visitar hasta diciembre de 2012 con cita previa.

 

You May Also Like