Inicia el Año Nuevo Maya

El momento de «cambiar la mente»

 

Lejos de las especulaciones sobre el “fin del mundo” para el 21 de diciembre de 2012, fecha que se interpreta como un cambio de paradigma y una excelente oportunidad para que rescatemos los valores que verdaderamente son importantes.

 

Las profecías mayas del Fin de Ciclo no hablan de catástrofes, sino de cambios de paradigmas, de estructuras y de mentalidad, como parte de la evolución humana. El año en que sucedería este salto cuántico inició el día de ayer jueves 26 de julio.

 

Mucho se ha hablado de los mayas, una civilización milenaria que floreció y cuya decadencia fue entre los años 1000 A.C. y 1000 de nuestra era, y que se instaló en los países conocidos hoy en día como Guatemala, Honduras y México. Conocidos como grandes matemáticos, místicos y astrónomos avanzados, se los llama “los maestros del tiempo”, ya que se han descubierto 19 tipos diferentes calendarios con los que sincronizaban sus vidas, en pequeña y gran escala.

 

Tan grande era esta escala que toda una teoría del fin de los tiempos se sustentó en que uno de estos calendarios, la Cuenta Larga,  parecía indicarlo así para el 21 de diciembre del 2012. Hoy, se interpreta esa fecha como un cambio de ciclo en el devenir de la humanidad, pero ya no como el fin del mundo: tal vez sí de las estructuras que hoy lo dominan. 

 

Otro de estos calendarios, el lunar, de trece lunas de veinte días cada una, establecería nuestros ritmos naturales y los sincronizaría con nuestra galaxia (es la Vía Láctea, una nebulosa en espiral). 

 

Justamente, “el 26 de julio comienza el año llamado Tormenta Resonante Azul” de este almanaque tan especial, cuenta el licenciado Ariel Leibouski, investigador, autor del libro Sistema de Sanación de las 13 Lunas Mayas. En la antigua lengua maya, este año se llama Cauac Uuk. “El sello Tormenta nos habla sobre el cambio, la metamorfosis, la transformación. La tormenta antecede la calma, la cual a su vez antecedió a la tormenta o quizás a una simple lluvia. La vida en general y cada día en particular son ciclos que parecen repetirse, pero en realidad son espirales ascendentes, siempre estamos evolucionando”.

 

“El tono Uuk nos habla sobre el equilibrio, es el punto medio en el Sistema de Sanación de las 13 Lunas Mayas. Entonces, el desafío para este nuevo año es cambiar en la medida justa, transformar nuestro interior y nuestro exterior en búsqueda del equilibrio, trabajar y descansar cumpliendo con el rol social. Pero sin perder de vista que, fundamentalmente, la vida está hecha de momentos para desarrollar nuestro Núcleo de Amor, que son las personas, más allá del vínculo parental, que elegimos sean parte de nuestra vida, a quienes brindamos y de quienes recibimos amor.”

 

Marisa Cortéz, periodista especializada en medicina integrativa y terapeuta holística nos comenta cómo prepararnos para este cambio.

 

Espiritualmente, creamos o no creamos en el año nuevo maya, asumiendo nuestros temas pendientes y reconociendo nuestros verdaderos objetivos, son momentos de sentir la energía que nos rodea, el amor, la contención y la paz que hay en nosotros mismos, para reflejarla en el entorno.

 

“Los mayas hablan de que los cinco días previos al año nuevo son días oscuros, del no tiempo. Creo que hacen referencia al miedo y la oscuridad  que produce la ignorancia”, es lo que comenta Ariel. “Estamos transitando un período que durará algunas décadas más allá del año 2012, décadas de transformación. Habrá un retorno a costumbres y modalidades del pasado, pero innovadas por la tecnología. Lo mejor de hoy con lo mejor de ayer, llevando a quien así lo decida hacia un mundo diferente. Este fin del mundo implica un comienzo”.

 

You May Also Like