Hennessy Paradis Imperial presenta 5 botellas únicas

El lujo y la sofisticación se suman en este distinguido coñac
0 Shares
0
0
0

Hennessy Paradis Imperial presenta cinco únicas y excepcionales botellas. El lujo y la sofisticación se suman en este distinguido coñac creado en exclusiva por la maison para el Zar Alejandro I.

 

Paradis Imperial se inspira en la elegancia con un ligero toque de refinamiento sofisticado que refleja su brillantez, con tonos ambar.. Pero es en la boca donde se denota su verdadera elegancia. Sus sabrosas notas despiertan suavemente el paladar.

 

“Este coñac es el fruto de generaciones de talentos. Heredé selecciones sobresalientes de aguardientes que fueron producidas por generaciones de mi familia, antes de que yo los mezclara. Estos hombres fueron capaces de predecir que podrían llegar a una excepcional calidad y supieron valorarlo y protegerlo. Este coñac es su creación”, explica Yann Fillioux, Maître des Chais de Hennessy.

 

Gracias a su maduración en viejas barricas, estos destilados han mantenido el tono ligero del roble, sin estar demasiado marcados por la madera. Aroma a jazmín, azahar y otras notas florales emergentes, aderezado con toques ahumados que equilibran su frescura. La persistencia de la nota final es sorprendente dada la delicadeza absoluta de su textura. Solo el más excepcional de los coñacs es capaz de tal presencia.

 

En el transcurso de su trabajo, el Maître des Chais de Hennessy dio rienda suelta a su creatividad. Su lema fue: “La elegancia y la extrema sutileza, que representan la exclusividad absoluta”. Para ello utilizó algunos de los mejores aguardientes del s. XIX de las reservas de Hennessy, considerada la mejor biblioteca de aguardientes del mundo con el fin de lograr la perfección. Dotado de una riqueza poco común en aguardientes, Paradis Imperial revela la belleza del máximo refinamiento.

 

La Maison Hennessy diseño algo unico con valor histórico y para ello confió en el diseñador Stéphanie Balini, quién revisó la botella tomando como fuente de inspiración los trajes de la Corte Imperial Rusa. Balini decidió coronar la parte superior con un tapón de cristal, dibujó unas líneas sobre el cuerpo de la botella y creó una placa de oro de 18 quilates para destacar la marca. Cada botella está numerada y es única.

 

Una edición exclusiva de venta en las mejores tiendas especializadas y a través de Hennessy. A los amantes del cognac no dejen de degustar esta maravilla.

You May Also Like