Martha Vargas: plata, madera y pasión

Martha Vargas diseña una colección repleta de historias imposibles de olvidar.

Hablar de la diseñadora Martha Vargas es sin duda entrar en un mundo repleto de poesía, naturaleza y pasión. Esta diseñadora mexicana logra darnos en cada colección historias que quedan plasmadas para toda la vida.

La historia de Martha Vargas comienza como un juego infantil en Michoacán, donde su vínculo con la naturaleza no supo de límites o paradigmas. 

Fue la naturaleza, precisamente, su primera gran maestra, y lo sigue siendo. 

La flora y la fauna tatuaron a Martha con la tinta indeleble de la tierra, las formas orgánicas y los trazos sustantivos, al tiempo que su curiosidad de niña la acercó a las manos de los artesanos, quienes con destreza milenaria la invitaban a descubrir –en la enseñanza cotidiana– los secretos atesorados en las telas, las maderas, los metales y todo aquello que la tierra da. 

Los ojos de Martha vieron como la magia artesanal transformaba en joyas, instrumentos musicales y piezas utilitarias las materias regionales. 

Aquella cercanía con los procesos creativos sembró en la futura diseñadora una inspiración que, años después, vestiría la piel con collares, anillos, brazaletes y signos de identidad.

Para esta colección primavera-verano el alma brillante de Martha Vargas se deja seducir por la mirada de aquella musa, de nombre Primavera, con todo y su belleza mística. 

Los primeros indicios aparecen un día por la mañana en el interior del atelier de diseño de esta creadora.

En su mente, empieza a recorrer aquel cálido florecer de cuando era pequeña y, diseñar era cosa de niños. Una sonrisa se dibuja en su rostro y, comienza así la historia de esta colección.

La madera-plata con notas de hueso, son el dueto triunfal, de este conjunto que se impone con la fuerza de lo invencible. Estructuras desenfadas y volúmenes orgánicos, fueron la inspiración, de esta verdadera obra maestra de orfebrería.

El jardín fragante está compuesto por una gargantilla, anillos, aretes, dijes, prendedores y, una pulsera cuya intención fundamental es reverenciar a la primavera.

La suntuosidad de la madera permite la creación de piezas que atesorarás por siempre. Esta colección se coloca como el must de una temporada repleta de un atisbo de genuina pasión.

Cada pieza estará de venta en Boutiques Martha Vargas a partir del 1 de Abril, 2012.

You May Also Like