Johan Ernst Nilson visita Berger Joyeros Masaryk

El explorador visitó la famosa joyería para promocionar el reloj Zenith que porta en su travesía viajera.

El explorador sueco Johan Ernst Nilson visitó la Ciudad de México e hizo escala en Berger Joyeros Masaryk como parte del proyecto Pole2Pole.

Johan Ernst Nilson se ha propuesto realizar una hazaña humana jamás lograda: recorrer el globo terráqueo de un polo al otro.

El proyecto Pole2Pole en asociación con la manufactura relojera ZENITH, comenzó el 30 de marzo en el polo Norte, recorriendo luego 200 km por la banquisa ártica hasta el archipiélago de Svalbard, al este de Groenlandia; allí, embarcó en un velero y viajó por el océano Ártico hasta Canadá.

Actualmente se encuentra atravesando en bicicleta todo el continente americano, de Norte a Sur, pasará por la Amazonia y llegará a la Patagonia; subirá nuevamente a bordo de un velero para arribar a la Antártida y, tras dos meses de trayecto en esquís y parafoil, alcanzará el Polo Sur. 

Todo el viaje debe durar aproximadamente un año: un año para recorrer todas las latitudes terrestres, partiendo del punto más septentrional y llegando al extremo opuesto, en el punto más austral del planeta.

En su aventura Pole2Pole, Johan E. Nilson llevará en la muñeca una edición especial de El Primero Stratos. Este cronógrafo, creado para resistir a las condiciones más adversas, se someterá a las condiciones más hostiles del planeta. La edición limitada de Stratos Pole2Pole constará de 500 unidades numeradas.

El proyecto Pole2Pole pretende sensibilizar a la opinión pública sobre el cambio climático: la expedición permitirá, por ejemplo, constatar el avance del deshielo de los bloques de hielo del Ártico. Una aventura como esta no tendría sentido si contribuyera, por poco que fuera, a la degradación del clima: en este sentido, Pole2Pole se acogerá al sello ecológico «Climate Neutral». 

Johan Ernst Nilson, que se presenta como un «explorador medioambiental», a lo largo de todo su recorrido sólo empleará la fuerza de los elementos (el agua, el viento y el sol) y obviamente su propia energía muscular. El empleo de un cronógrafo cuya marcha implacable reposa en la única fuerza acumulada en su movimiento mecánico simboliza también este interés por utilizar exclusivamente energías limpias.

You May Also Like