EL ARTE COMO PROPULSOR DEL CAMBIO SOCIAL

0 Shares
0
0
0

“Históricamente, el arte ha fungido como motor de cambio en los movimientos políticos y sociales de cada época, para explorar temas de justicia social, identidad y libertad”, explica Paulina Gil, cofundadora de ARTÍFICE

Artistas como Marcel Duchamp, Diego Rivera o Ai Weiwei han utilizado el arte como medio de cambio en su contexto político o social.

ARTÍFICE GALLERY colabora con artistas que utilizan su trabajo para protestar contra situaciones políticas, económicas o culturales como Sofía Echeverri y Miguel Rodríguez Sepúlveda.
El papel del arte ha sido motivo de debate en cada momento histórico. Sin embargo, es indiscutible que ha fungido siempre como motor de cambio. Tradicionalmente ha servido como codificador del orden social, pero en sociedades democráticas se ha utilizado para explorar temas de justicia social, identidad y libertad.

Los activistas, en diferentes momentos, han usado el arte como medio de comunicación para llevar su mensaje. “El arte trasciende edad, clase social, regiones, idioma, logrando esparcir el mensaje, rompiendo con las barreras tradicionales”, explica Paulina Gil, cofundadora de ARTÍFICE.

Ejemplos Históricos

Existen muchos ejemplos del arte como agente de cambio en la historia. El Realismo, con artistas como Courbet, Corot, empezó después de la Revolución Francesa y le dio voz a las clases sociales bajas que hasta entonces habían pasado desapercibidas. El Dadaismo, en respuesta a la Primera Guerra Mundial, expresaba el rechazo a la violencia, guerra y nacionalismo, y ayudó a promover a la ultraizquierda política del momento. Entre sus principales representantes están Marcel Duchamp y Hannah Höch. Los muralistas mexicanos, como Diego Rivera y Siqueiros, iluminaron las malas condiciones de trabajo de los obreros mexicanos.

Los artistas afroamericanos sirvieron para resaltar las diferencias raciales y desigualdades que sufrían en Estados Unidos y motivar la lucha por el cambio dentro del movimiento por los derechos civiles. Entre los más influyentes están Jacob Lawrence y Emma Amos.

Artistas Contemporáneos

En el s.XX y s.XXI se ha visto a muchos artistas usar el arte como medio de protesta. Durante la Guerra de Vietnam, artistas como Ronald Haeberle, Peter Saul, Carl Andre, Norman Carlberg y Nancy Spero generaron conciencia y llamaron a la responsabilidad social. El movimiento feminista, a través de colectivos como Guerrilla Girls y Judy Chicago, lucharon contra el sexismo y machismo dentro del mundo del arte. Otro ejemplo son Keith Haring, Niki de Saint Phalle o Robert Mapplethorpe quienes a través de su obra le dieron forma a la respuesta política y social durante la pandemia del SIDA.

El Arte de Protesta

Actualmente el arte de protesta ha tomado mucha relevancia. Algunos artistas influyentes dentro de este género son Ai Weiwei, quien usa el arte para llamar la atención a los abusos del gobierno chino; Pyotr Pavlensky, el cual lleva el arte de protesta al extremo para reclamar la apatía, indiferencia política y el fatalismo de la sociedad rusa y el grafitero Banksy, que con su sentido de humor y satírica ha llevado su obra a todo el mundo.
Artistas en Artífice Impulsores de Cambio

En Artífice colaboran con artistas comprometidos, quienes utilizan su trabajo para protestar contra ciertas situaciones políticas, económicas o culturales.

Aquí algunos ellos:

Miguel Rodríguez Sepúlveda utiliza como recurso la metamorfosis de íconos paradigmáticos en la construcción del imaginario colectivo y patrimonio emocional para encontrar paralelismos poéticos entre política, sociedad, arte y vida.

Miguel Rodriguez Sepulveda. Elegía y (re) Percusión (sí merezco abundancia). Impresión fotográfica en papel metálico montada sobre panel de aluminio y marco de banak, 30 x 30 x 1 cm.

Sofía Echeverri tiene una visión artística del empoderamiento femenino. “Es una manera muy distinta de representar a la mujer, es eso, la imagen de la mujer y de los roles de género que para mí ya son completamente caducos y aquí abro cuestionamientos hacia eso”, señala la artista.

Sofía Echeverri. Washing my guilty feelings away, 2013. Piezografía de intervención de fotografía publicitaria, 34 x 29 cm

GNT lleva su mensaje disruptivo a través del graffiti en entornos urbanos. Mediante letras y símbolos plasma en su obra la cotidianidad y el sacrificio.

GNT. Mexican Curios, 2019. Esmalte y acrílico sobre tela, 120 x 120 cm.

Aglae Cortés, los ejes principales del trabajo de ésta fotógrafa, son el espacio y el tiempo, como conceptos que abarcan todo aquello que llamamos la realidad y se materializan en un proceso de experimentaciones abstractas del paisaje.

Aglae Cortés. (Lo Vertical) En el Horizonte, el Tiempo No. I, 2015. Inyección de tinta sobre papel de algodón, 45 x 160 cm; 45 x 30 cm c/u

ACERCA DE PAULINA GIL
Licenciada en Derecho por el ITAM y con maestría en derecho en The Fletcher School of Law and Diplomacy, de la Tufts University, en Boston, Massachusetts, trabajó durante la primera parte de su carrera en distintos y destacados despachos de abogados y fondos de inversión. A lo largo de su vida, ha estado muy involucrada en el mundo del arte a través de su familia y amigos artistas y coleccionistas. Al empezar a coleccionar de manera individual, se dio cuenta de la necesidad de que el arte fuera accesible para un mayor número de personas, de limitar las limitaciones y que se entienda el arte como una inversión a futuro y a la vez impulsar artistas emergentes.

ACERCA DE ADRIANA MÉNDEZ:

Licenciada en Derecho por la Universidad Iberoamericana. Posteriormente estudió una maestría de periodismo en la Universidad de Westminster en la Ciudad de Londres, Inglaterra. Ha trabajado en medios de comunicación como CondeNast y The Economist en Londres, y posteriormente en Grupo Imagen en Ciudad de México, donde realizó proyectos de investigación y reportajes relacionados con estilo de vida, cultura y arte.

También tiene experiencia en Relaciones Públicas y desarrollo de estrategias para el posicionamiento de marcas. A través de su vida personal como profesional ha desarrollado interés por diferentes expresiones de arte y cree en una mayor integración entre artistas y potenciales coleccionistas. Así, en 2016 creó junto a su amiga y socia, Paulina Gil White, Artífice, la primera galería de arte virtual que incorporó nueva tecnología y una amplia variedad de artistas y precios con el fin de democratizar y hacer más funcional, fácil y asequible el arte para el público en general y nóveles coleccionistas.

You May Also Like