Cuerpo post pandémico: 3 consejos para reactivarte

0 Shares
0
0
0
  • Tras año y medio en casa, llegó el momento de reactivarnos y darle a nuestro cuerpo todo lo necesario para sentirnos mejor.
  • Más allá del ejercicio y la buena alimentación, necesitas retomar un estilo de vida activo que te ayude con tus propósitos.

Tras una temporada de incertidumbre, estamos casi listos para reactivar nuestras actividades e incluso viajar y tal parece que la conversación en torno a la post pandemia se ha transformado en algo positivo que nos ha regresado las ganas de relacionarnos con los demás e incluso de retomar el control de nuestras emociones y nuestro cuerpo.

Poco a poco hemos aprendido a lidiar con los niveles de comodidad que tenemos alrededor de familiares y amigos porque aún no podemos bajar la guardia; sin embargo, la ansiedad que nos envolvió por meses se ha equilibrado.

Antes de entrar en detalle, debes tener en cuenta que es elemental priorizar tu salud menta; en esta pandemia muchos desarrollaron estrés crónico, ansiedad, agotamiento y depresión, por mencionar solo algunas cosas.

Es importante prestarle atención a nuestra salud mental, ya que estos padecimientos no se quitan de un día a otro y si bien es cierto que requerimos del apoyo de un profesional, podemos ayudarnos con las apps que existen para realizar meditaciones guiadas y aunque no lo creas, platicar cómo te sientes con familiares y amigos, te dará una perspectiva diferente.

¿Cómo lograr un estilo de vida activo? A continuación, Javier Sors, director de CRYOmx nos da algunos consejos sobre cómo reactivarte y entender tu cuerpo post pandémico en todos los sentidos. 

Todos tenemos un ritmo distinto.Seguramente te has encontrado con personas que han retomado su vida sin problema alguno y no entiendes el por qué ellos pueden sentirse cómodos de hacerlo cuando aún no tenemos la certeza de lo que viene. Pues bien, prepárate para interactuar con otras personas que tienen un nivel de comodidad diferente al tuyo.
Ninguno de nosotros ha pasado por una pandemia antes, así que realmente nadie sabe cómo será tu primera reunión, tu primera ida al gimnasio o tu primer concierto. Si uno de tus objetivos es hacer ejercicio, date la oportunidad de retomarlo poco a poco combinando rutinas de forma mixta; es decir, ir un par de veces a la semana al gimnasio y el resto de la semana en casa. 

Acelera tu metabolismo.

El metabolismo es el proceso que nuestro cuerpo utiliza para producir y quemar energía a partir de nuestros alimentos. Gracias a él podemos realizar acciones como respirar y digerir. Para poder acelerar el metabolismo, es necesario que distribuyas tus alimentos a lo largo del día con una separación entre tres y cuatro horas entre cada una, respetando horarios y porciones, el comer a las mismas horas ayuda a mantener un equilibrio metabólico y olvídate de saltarte comidas o pasar mucho tiempo en ayunas, esto hará que tu cuerpo queme calorías mucho más lento y acumules más células grasas.

Además, puedes realizar crioterapia, un método no invasivo que consiste en ingresar a una cabina de la que emana vapor de nitrógeno líquido a -180 grados por un lapso corto que representa un contraste de temperatura para el cuerpo y que, gracias a este contraste, el cuerpo busca recuperar la temperatura quemando hasta 800 calorías por sesión.

3. Pequeños cambios, grandes resultados.

Probablemente aún te sientas desmotivado y es normal. Todo mundo te va a decir que para recuperarte al 100% necesitas hacer ejercicio y sí, pero no todos entienden que el retomar la actividad física puede representar un reto importante.

Si tienes la intención de ejercitarte como parte de tu nueva rutina, conviértelo en un hábito a través de pequeñas acciones, lo único que debes hacer es encontrar el espacio en tu día a día donde tu ejercicio pueda quedar perfecto. Para entender esto mucho mejor, debes vincular esta acción a un comportamiento existente; para entenderlo, debes saber que esto es tan simple como el hecho de que después de lavarte los dientes, utilizas hilo dental o de que después de levantarte, te pones tus pantuflas para ir al baño…

Este tipo de acciones se convierten en anclas que paso a paso te llevan a establecer y respetar una rutina, dedícale 30 minutos a tu ejercicio y acomódalo de tal manera, que no interfiera con otras actividades.

You May Also Like