Un pequeño brote anuncia el renacimiento en la vid, Domecq nos lleva a un viaje de vida

¡La primavera empieza a pintar de verde al viñedo! Y con ello inician las decisiones del WineMaker para aprovechar lo que la naturaleza le ofrece para esta temporada. 
Estas son las palabras plasmadas en la invitación a la fiesta de la primavera, de la vida de la vid en el viñedo de Domecq con Alberto Verdeja, su Wine maker. Un brindis virtual por una primavera que viene cargada de ilusión y positivismo.

Escuchar a Alberto Verdeja, Wine Maker de Casa Domecq es una gozada y una clase sobre vino en la cual me pudiera quedar escuchando horas y horas. En un nuevo encuentro virtual con el talentoso winemaker y Aurelié Skorupa, la encantadora Brand Manager de Vinos Domecq, viajamos hasta Valle Calafia en Baja California.

En esta fotografía podemos apreciar a Alberto en los campos de vid de Casa Domecq que han despertado y se muestran vivos y bellos. A través de varias sesiones a distancia hermosa vivido con Alberto el proceso del crecimiento de la vid, un recorrido fantástico que nos ha hecho participes del círculo de la vida.

Llegando la primavera comienza a despertar para avanzar en el nuevo ciclo vegetativo e ir desplegando todo su esplendor. Una época en la que las labores de viticultura se encaminan a preparar el viñedo en el avance del nuevo ciclo.

Tras finalizar las labores de poda invernal durante el mes de marzo y dejando atrás el reposo de la planta, el viñedo comienza a tornar sus tonos marrones, propios del invierno, para introducir los verdes que vemos hoy detrás de Alberto, pudiendo admirar el desarrollo de los primeros brotes y el nacimiento de las hojas. El viñedo se pinta de verde y es un regalo poder ver este momento a través de nuestras computadoras.

A finales de abril, con los primeros botones florales (los futuros granos de uva) ya separados y perfectamente visibles, se inician las labores de poda en verde. Como hemos explicado en otras ocasiones, se trata de una labor de vital importancia para el viñedo ya que, además de mejorar y controlar el rendimiento del viñedo, ayuda en el resto de labores de viticultura que se llevarán a cabo el resto del año. El trabajo en el viñedo continua a todo vapor en esta época con el objetivo de garantizar la salud de la cepa y los racimos, que crecerán hermosos para darnos más adelante esas deliciosas uvas que se convertirán en el preciado líquido del vino“.

Durante esta presentación Verdeja nos dice: “La sensación térmica en este momento es de 8 grados. ¿Ven ustedes la neblina que se ve al fondo? Estamos a 30 kilómetros de la playa lo que nos da unas corrientes muy frescas y hace que las temperaturas vayan amortiguando ayudando al crecimiento de la planta en su dormir y despertar“.

María Forcada presente en este encuentro y una de las mujeres que más saben de vino y admiro, cuestiona a Verdeja sobre las altas temperaturas: “Con el tema del calor extremo que se espera para este año tengo que desarrollar una estrategia con mi equipo, ya que por supuesto las altas temperaturas tienen una afectación para las vides. Hace 2 años en este lugar y con estas plantas llegó un día en que la temperatura subió hasta 47 grados centígrados, medidos en el racimo, gravísimo para las plantas por lo que tuvimos que correr para cosechar la uva. Todo el equipo se movilizó pero muchas plantas colapsaron, mucho fruto ya no se recuperó. Por otro lado los racimos que quedaron comenzaron a pasificarse lo cual ya no ayuda al vino“.

“El calor nos lleva a prepararnos con reservas e agua y a ser sensatos y pensar en hacer cosechas más tempranas y jugar de manera ecológica para hacer las vinificaciones pertinentes. El tema del cambio climático es latente y muy complicado“, Verdeja es un sabio del suelo, de la vid, del vino, es un regalo poder escucharlo. “Nosotros tenemos un pozo que se encuentra a 3 kms de la bodega y afortunadamante aquí en Valle de Calafia  el agua es abundante, somos muy afortunados“.

Durante la reunión virtual tuvimos la oportunidad de disfrutar de un Chateau Domecq blanco, vibrante y aromático con aromas cítricos de limón y mandarina con notas perfumadas y florales. Una delicia que hará las delicias de estos días calurosos en perfecta armonía con un delicioso ceviche o unas almejas frescas.

Como primicia para el grupo, Aurelie y Alberto anuncian un nuevo vino, el nuevo bebé Domecq. Chateau Domecq rosado, un vino delicado muy gastronómico, increíble con langosta recién sacada del mar y con mucha mantequilla, nos dice Alberto para envidia de todos los presentes, jaja. A su vez Aurelie apunta: “ Nuestro nuevo vino es muy interesante en boca, así es que en menos de un mes tendremos lo podremos probar. Mezcla de Shiraz y Grenage. Un producto muy gastronómico que pueda jugar con platillos diversos“.

¡Que maravilla¡ estaremos esperando poder probar un nuevo vino más de Casa Domecq. Gracias a todos, Lorenzo Ruiz y equipo por darnos la oportunidad de aprender de uno de los grandes de México en el vino.

You May Also Like