Hotel Quinta Misión Creel, imperdible experiencia en la nieve

20 Shares
20
0
0

Pocos destinos en México, ofrecen la oportunidad de contemplar el paisaje de valles y planicies nevados como la Sierra Tarahumara y que  mejor lugar para empezar la travesía y la aventura, que el pueblo mágico de Creel, Chihuahua.

El pueblo de Creel, también conocido como la “estación Creel” , debido a su paraje y función para el tren que recorre desde  Los Mochis hasta ciudad Chihuahua ( y en sentido opuesto ) en sus dos modalidades:  Chepe Express con un recorrido  seguido de seis horas o el Chepe Regional con pernoctaciones sobre la ruta que recorre el mismo y salidas por la mañana.

Creel es la puerta a la Sierra Tarahumara Occidental y a las maravillas de la naturaleza que se despliegan en ella, el invierno y sus nevadas abundantes, dan una nueva pincelada y un blanco aspecto que impactará a quien lo visite.

Si bien las temperaturas durante una nevada pueden bajar hasta -15°, no hay nada más bello que contemplar el paisaje con un cielo azul cristalino después de una.

Recorrer el lago de Arareko, el valle de los hongos, valle de los monjes, misión de San Ignacio, cascada de Cusárare, las aguas termales de Recowata, El cañón de Humira sobre el río Urike, Divisadero y la boca de la Barranca del Cobre o pasar un día dentro de la comunidad menonita en Cd Cuauhtémoc,  son algunas de las opciones a realizar en esta temporada de nieve, haciendo realmente la experiencia única.

No sé si hay alguna memoria genética que me vincula de manera muy especial con esta área de nuestro bello México, la cual no deja de sorprenderme y que trato de visitar en diferentes ocasiones.

Justo ahora mientras les escribo estas líneas desde la comodidad y calidez de mi habitación del hotel Quinta Misión -un antiguo aserradero- hoy convertido en un eco Hotel entorno de lo que fuera la nave principal del entonces aserradero.

A pesar de la fuertísima nevada de lunes y martes, mi habitación decorada en un estilo mexicano contemporáneo,  los muebles han sido elaborados aquí mismo en la parte que aún funciona como aserradero y fábrica de muebles, mantiene una temperatura ideal gracias  a la calefacción radial.

No hay problemas de electricidad por qué Quinta Misión cuenta con energía eléctrica de turbinas eólicas. 

Por la noche contrabandeó a dos perros que encuentro acurrucados a fuera de mi habitación y que saludan pelados de frío a quien entra o sale del hotel.

El lobby -bar – restaurante “ las misiones “ nos ofrecen los platillos preparados con el sazón de doña Crucita; yo no como carne desde hace 33 años, pero me dicen que los cortes son de magnífica calidad.

Tras una larga caminata primero al lago de Arareko, luego a la cascada de Cusárare, nada como regresar, a la sensación de hogar enfrente de la chimenea, del quinta misión a donde los huéspedes nos convertimos en familia y convivimos durante nuestra estancia.

El cielo es azul, azul como el de Carlos Fuentes: ese azul que se ve y se siente solo en las regiones más transparentes.

You May Also Like