En una atmósfera mínima y cálida desde el punto de vista de diseño, en pleno barrio de Polanco nace KAI, una barra de sushi que ofrece la mayor calidad de producto, tratada con impecable técnica y entregada de las manos del chef a los únicamente 16 comensales que ocupan el espacio.

La premisa de KAI, simple como su espacio y filosofía, es generar una relación intima entre el Itamae (cocinero del sushi) y su comensal. El Itamae cuida que la experiencia cumpla con las premisas de su profesión: el mejor producto, manejo de utensilios, el trato con el cliente y su movimiento, técnica y destreza al trabajar.

Aunque generalmente este tipo de barras de sushi se enfocan el servir al estilo Omakase (degustación) en KAI valoramos la decisión del cliente y ofrecemos una carta de la que puede seleccionar lo que el Itamae le sirva. Si el cliente decide ponerse en las manos del chef, también se ofrece Omakase, la entrega total de la confianza del comensal al Itamae.

Kai tiene al frente de la barra a Roberto Sasaki, Itamae de origen Peruano-Japonés encargado de buscar la perfección en cada bocado y mantener la comunicación con el comensal. Cada platillo se entrega con nombre y descripción. Cada platillo tiene un toque creativo.

En KAI, aparte de nigiris y platos de cocina cruda se ofrecen algunas opciones calientes como verduras capeadas, dumplings o sopa miso.

Kai: Anatole France 79, Col. Polanco

Publicado por Constanza McCluskey

Apasionada de las letras y la vida. Abogada de profesión y relaciones públicas de corazón compartiendo momentos y placeres de la vida.