LA MAISON KRUG PRESENTA “KRUG ROSÉ 21 ÉDITION


rose_beautyshot

Krug Rosé, un miembro relativamente reciente en la Maison Krug, es un champagne rosado muy inesperado, que combina distinción y audacia. Inspirado por el sueño de la quinta generación de la familia Krug para concebir un champagne rosado que aún no existía, y ahora cada año se crea una nueva edición del Krug Rosé.

Hoy en día, la Casa Krug le complace en presentar Krug Rosé 21 Édition, el primero en presentar su número de edición en su etiqueta frontal junto a una copa Krug Rosé, dedicada a acompañar y mejorar la promesa de Krug Rosé ante las experiencias gastronómicas más audaces.

Eric Lebel, Krug Cellar Master de la Maison Krug  nos comenta“La creación de Krug Rosé – un miembro relativamente reciente de la Maison Krug- siempre se siente como un nuevo paso en un viaje por descubrir, mientras busco componer un Champagne rosado inesperado, asociando distinción y audacia”.

Comenzando con Krug Rosé 21 Édition, el número de edición puede ser fácilmente identificado en la etiqueta frontal de Krug Rosé, mientras que la historia de cada Édition se puede descubrir ingresando en línea el Krug iD – los seis dígitos en la etiqueta posterior de cada botella.El hecho de revelar cada Édition de Krug Rosé en la etiqueta delantera es un punto de inflexión en la historia de la Maison. La rareza, singularidad y recaudación de Krug Rosé son ahora evidentes.

Krug Rosé Édition 21 se compuso alrededor de la cosecha del año 2008. Después de un invierno templado, de una primavera nublada y de un verano fresco, hubo una gran preocupación por la maduración de las uvas, afectadas por una severa tormenta de granizo que azotó el pueblo de Sainte Gemme y sus parcelas de la uva Meunier.Pero a mediados de septiembre, las nubes milagrosamente se abrieron y las condiciones favorables se mantuvieron a lo largo de la cosecha, lo que nos dio uvas en excelente estado de salud y con un buen nivel de madurez.

La amplia paleta de elegantes notas de la edición 21 de Krug Rosé nace de una selección de 57 vinos, el más joven de los cuales se remonta a 2008 y el más antiguo a 2000. La mezcla se completó con un 10% de maceración tradicional. Pinot Noir vino tinto del año. Su composición final es de 51% Pinot Noir, 41% Chardonnay y 8% Meunier. Como con todos los Champagnes Krug, Krug Rosé continuará ganando con el paso del tiempo.

Olivier Krug, Director de la Maison Krug y sexta generación de la familia Krug, nos dice “Cada vez que pruebo Krug Rosé, quedo particularmente impactado por su sedosidad. Acaricia el paladar aún cuando presenta una elegancia duradera que me hace pensar en las cuerdas de una guitarra Gibson que mantiene su resonancia mucho tiempo después de haber sido tocada”.

Maison Krug, un champagne que nace para tener aventuras gastronómicas ya que desde sus primeros días, Krug Rosé ha inspirado a grandes chefs de todo el mundo para crear una variedad de deliciosos platillos gastronómicos. Combinando amplitud, profundidad y gracia, Krug Rosé baila un tango perfecto con sabrosos platos de todo tipo, reemplazando un gran vino tinto en la mesa con brio.

Krug Rosé se puede disfrutar con foie gras, cordero, carne roja, carne blanca, venado, anchoas o incluso platos con especias. Krug Rosé no se recomienda para los postres, a menos que no sean dulces en lo absoluto. Inesperadamente, se acompaña mejor con platos con mucho sabor.

Además, Krug Rosé 21 Édition, presenta UN NUEVO VIDRIO, DISEÑADO PARA REVELAR LA FINEZA Y LA PRECISIÓN DE KRUG ROSÉ,  que permitiera descubrir plenamente el carácter singularmente elegante y no conformista de Krug Rosé, la Maison Krug decidió una vez más unir fuerzas con el maestro vidriero Riedel. El resultado es una forma cuidadosamente seleccionada por tamaño y todos los detalles para maximizar la experiencia sensorial al beber Krug Rosé. El diseño elegante y ultra-ligero sorprende con sutiles ondulaciones que desatan los aromas y sabores de Krug Rosé. Es el instrumento perfecto para tocar la inesperada música del Krug Rose.

Gracias a la forma de ventilador de la parte interior del cristal – casi como si fuera un vaso más grande dentro de un vaso más pequeño – la superficie es más grande y ayuda a aumentar la percepción de todos los sabores y aromas de Krug Rosé.