Girard-Perregaux, Laureato celebra el mes patrio


3

El Laureato posee una identidad poderosa. Esta personalidad excepcional recurre a un código genético que permite que su apariencia evolucione sin afectar nunca a su esencia. Así, el Laureato se define gracias a su bisel pulido octogonal, ubicado en una caja integrada y, por tanto, sin asas. Su pulsera de metal es una extensión natural de la caja y un elemento esencial del diseño por derecho propio.

Esta pulsera de metal se caracteriza por sus grandes eslabones satinados y en forma de H y por sus eslabones intermedios pulidos y abombados. El juego entre las superficies pulidas y satinadas crea un agradable efecto de profundidad y anima al reloj. Y en lo que respecta a la sensación al llevarlo en la muñeca, la pulsera hace gala de la cualidad más importante de todas, una flexibilidad excepcional. Por eso el Laureato resulta sumamente cómodo en cualquier muñeca.

El Laureato, por definición, cuenta con un motivo de clavo «Clous de Paris», una colección de pirámides diminutas que llenan toda la abertura del reloj y capturan la luz. Sin embargo, además de esto, el Laureato es una actitud. Deportivo por su robustez y elegante porque cuenta con detalles meticulosos, se adapta igual de bien a las ocasiones importantes como a la vida diaria. Esta versatilidad es el resultado de reflexionar profundamente sobre la ergonomía, el volumen y el estilo, lo que ha dado lugar a cuatro nuevas líneas.