Morelia: mucho mas que un festival de cine


Morelia, ciudad Patrimonio de la Humanidad (UNESCO) es un lugar con mucho para ofrecer además de su famoso Festival de Cine. Es un lugar ideal para una escapada del D.F., a poco más de 3 hs. de carretera (con el libramiento del Bicentenario, que evita pasar por Toluca, el tiempo de viaje se acortó).

La ciudad es probablemente una de las mas monumentales de todo México, con una arquitectura colonial cuidada y limpia, además de extensa y omnipresente. Durante la época de la colonia, la ciudad se

Si bien la ciudad tiene sus museos y otros activos culturales (www.morelia.gob.mx), su principal atractivo es la armonía del paisaje, que transporta al viajero siglos atrás. Pasear por sus calles, plazas y parques es una experiencia que reconforta la vista y el espíritu. En Morelia se come (y bebe) muy bien, con restaurantes de comida Michoacana y otros adecuados para un paladar exigente contemporáneo.

Se recomienda pasear por el centro histrórico, que se erige en torno de la catedral, y detenerse en los cafés de la Avenida Madero, por ejemplo en el Café de la Catedral, donde locales y turistas animan la terraza. Otro paseo obligado es por el Jardín de las Rosas, una peatonal con árboles, con un clima bohemio/europeo. Un poco mas alejado del zócalo, se encuentra la Calzada Fray Antonio de San Miguel, un andador peatonal, con árboles que cierran el cielo.

Para hospedarse, se recomiendan 4 alternativas:

Hotel Cantera Diez (www.canteradiezhotel.com), un hotel boutique, colonial por fuera, minimalista por dentro, está ubicado en el zócalo y es la opción más sofisticada de la ciudad.

Una alternativa, también en el zócalo, con una vista privilegiada a la Catedral, es el hotel Los Juaninos (www.hoteljuaninos.com.mx), un antiguo convento. Tiene un restaurante y un bar con terraza y la mejor vista al centro de la ciudad.

Cerca del zócalo, hacia el poniente, existe otra alternativa de hotel con aires de siglos pasados, se trata del Hotel Soledad (www.Hsoledad.com); cuenta con un patio central de exquisito gusto.

Sobre la calzada Fray Antonio de San Miguel, se encuentra uno de los hoteles mas nuevos de la ciudad. Se trata del Casa San Diego (www.casasandiego.com.mx), construido en frecuencia minimalista sobre un edificio antiguo. Tiene vista hacia el acueducto y hacia la calzada. Tiene un buen restaurante y en la terraza, un lounge contemporáneo que invita a tomar una copa y relajarse.

Para comer en Morelia, dos de las mejores alternativas de la ciudad son el restaurante Los Mirasoles, y el San Miguelito. Los Mirasoles ofrece comida Michoacana y platos internacionales, en una casa antigua, con pequeños salones, un patio central y una cava de las mas importantes de México. La cava tiene una mesa grande que puede ser reservada.

Otra alternativa (en las afueras de la ciudad), es el San Miguelito, un restaurante muy singular, lleno de obras de arte sacro-kitsch. El menú tiene carnes, comida michoacana y otros platos, pero sin duda lo que lo hace muy popular es la cantidad abrumadora de San Antonios, el santo de las solteras. En el rincón de las solteronas, una escultura del santo recibe petitorios, que las clientas del restaurante llenan sin dudar.

En fin, Morelia, un destino ideal para desconectarse, y pasear vuestras elegantes y refinadas siluetas por un paisaje urbano diferente.