Después de presentar, en la Ciudad de México, 1998, la expo «Violentus Violatus», una serie de pinturas, grabado e instalaciones 100% tanáticas; Felipe Ehrenberg decidió desarrollar una contra propuesta a la que le dedicó poco más de una década de trabajo. Tras exhaustivas pesquisas y una intensa labor de la mano de sus modelos, completó una suite en extremo erótica, incluso algunos podrían tacharla de pornográfica, que intituló «Pas-de-deux», en referencia al momento culminante del ballet clásico.
Punto nodal de esta preciosa y delicada ‘suite’ es la relación de trabajo que pudo establecer el artista con sus modelos, gracias a lo cual trastornaron la tradicional relación de poder que existe en el arte por parte del artista sobre la mujer/objeto.
Si bien su propuesta fue gratamente bienvenida en el Brasil (una de sus consecuencias es la película «Crime(sic) delicado» del afamado director brasileño, Beto Brant), no llegó a interesar a nadie en México; hasta ahora, que desde el 14 de mayo al 4 de Julio se presentará en la Galería Enrique Guerrero.

Publicado por Dolores Mateos

Periodista digital, editora de estilo de vida en Masaryk.tv. Apasionada de las buenas historias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *