La casa futurista de Pierre Cardin


La casa futurista de Pierre Cardin

La “casa burbuja”, mejor conocida como Palais Bulle o Maison Bulle fue ideada por el diseñador de moda Pierre Cardin quien la mandó a construir en la Costa Azul francesa.

 

Como bien se reconoce, los diseñadores de moda suelen ser extravagantes. El arte, es parte de su vida y eso lo reflejan en cada diseño y también, en sus gustos. Y un ejemplo de los gustos de Cardin es la Maison Bulle.

 

El encomendado de construir esta original residencia fue el arquitecto Antti Lovag, en la localidad francesa de Théocule sur Mer, entre Niza y Cannes es allí donde se sitúa este palacio rosa de aspecto futurista que llama la atención de cualquiera que lo vea.

 

La estructura no fue acabada nunca, pero igual sigue conservando su esplendor. Iniciada en 1989, actualmente pertenece al Patrimonio de Monumentos Históricos francés. La casa está hecha como en círculos en formas de pompas de jabón que se van uniendo unas con otras, formando la estructura. Todo tiene forma redondeada con 1200 metros cuadrados. El jardín que la rodea es de 8500m2.

 

Camas redondas, ojos de buey como ventanas, sillones de formas sinuosas, lámparas y esculturas sacadas de la imaginación del diseñador. Pasillos con curvas, escaleras y diferentes túneles subterráneos comunican cada una de las habitaciones.

 

Una gran piscina redonda con su pequeña cascada invita a refrescarse con vistas al mar Mediterráneo. Si le gusta nadar, entre unas preciosas palmeras, se sitúa una larga piscina donde disfrutar de la natación. Los portales curvados en pequeños rincones invitan a relajarse disfrutando del paisaje de la Costa Azul. Pequeños muebles de estilo minimalista en las habitaciones, tinas redondas en los baños para darse un baño caliente, camas redondas en las habitaciones que dan la sensación de dormir en un fondo marino o en un paisaje lunar. Sillones con formas exóticas en los que no sabe si sentarse por pensar que es una escultura.

 

Cuenta con pequeños miradores interiores con algún sillón de forma curvilínea que nos invita a disfrutar de las vistas, pero resguardados. La mente del diseñador Pierre Cardin se une a la creatividad del arquitecto para crear esta casa asombrosa.

 

Los mejores diseños no solo son los que desfilan en las pasarelas de alta costura, como podemos apreciar en este claro ejemplo, el arte va más allá.