Fotografías de Kati Horna llegan a París

Kati Horna fue en México la cronista de toda una época y a lo largo de 20 años impartió fotografía en destacas universidades.
0 Shares
0
0
0

Hace unos días se inauguró en París, en el Jeu de Paume, uno de los recintos de arte contemporáneo más importantes de Francia, una retrospectiva de Kati Horna que reúne 150 fotografías y 50 publicaciones.

 

La exposición está concebida alrededor de cinco períodos comenzando por sus primeros pasos como fotógrafa en Budapest, continuando por Berlín, sus estancias en París a lo largo de la década de los treinta, así como la vasta producción realizada en México, país que la acogió como su segunda patria, y en donde se reveló como la gran retratista de las vanguardias artísticas y de la literatura mexicana.

 

Kati Horna fue en México la cronista de toda una época y a lo largo de 20 años impartió fotografía en la Universidad Iberoamericana y en la Academia de San Carlos de la Universidad Nacional Autónoma de México formando a toda una generación de fotógrafos contemporáneos.

 

Sus reportajes vanguardistas mostraron a los artistas más importantes de los años sesenta entre los cuales destacan Alfonso Reyes, Germán Cueto, Remedios Varo, Pedro Friedeberg, Alejandro Jodorowsky, Mathias Goeritz y Leonora Carrington, entre muchos otros.

 

Asimismo, la artista realizó un trabajo extenso en revistas para las cuales colaboró durante sus estancias en Hungría, Francia, España y México; las obras forman parte de la exposición que estará abierta hasta el 21 de septiembre y que provienen tanto del centro de documentos de la memoria histórica de España, en Salamanca, como del Museo Amparo de Puebla, México.

 

Más sobre Kati Horna

 

Nacida en Hungría en el seno de una familia judía de banqueros, Kati Horna creció en una época de tensión política marcada por las atrocidades vividas en el periodo comprendido entre la Primera Guerra Mundial y el estallido de la Guerra Civil Española. Este panorama de violencia y crueldad forjó su manera tan particular de fotografiar su entorno desde una perspectiva más humana.

 

En 1933, con tan sólo 19 años, dejó Budapest para instalarse en la ciudad de París, una capital cosmopolita en la que confluían los diferentes movimientos de vanguardia siendo el surrealismo, un movimiento en apogeo, el que le ayudaría a materializar un estilo propio a la hora de abordar el fotorreportaje.

 

Entre 1937 y 1939, Kati Horna documentó con mucha sensibilidad la Guerra Civil Española y su obra atestiguó la realidad del conflicto en el frente militar, pero de manera más cruda en la vida cotidiana de la población civil.

You May Also Like