Un hotel de lujo ubicado en el barrio gótico de Barcelona

Neri Hotel & Restaurant aúna los ecos del pasado con un estilo sofisticado y contemporáneo.
0 Shares
0
0
0

Ubicado en el corazón del barrio gótico de Barcelona,  Neri Hotel & Restaurant es un lugar que aúna los ecos del pasado con un estilo sofisticado y contemporáneo. 

 

Es un hotel boutique de 22 exclusivas habitaciones, las cuales están diseñadas por artesanos guiados por la interiorista Cristina Gabás, que consiguió dotar a todas las estancias de la personalidad y ambiente que requerían para hacer de Neri H&R un maravilloso viaje en el tiempo a través de la creatividad y el arte.

 

Su inspiración fue la búsqueda del equilibrio entre el exceso y la moderación para encontrar el punto medio donde los extremos se complementan.

 

El hotel también cuenta con un restaurante de lujo. La cocina está a cargo del Chef Benito Iranzo, quien conjuga tradición y modernidad en un espacio íntimo, noble y acogedor y un ambiente lleno de armonía, romanticismo y magia donde un muro medieval de piedra con dos grandes arcos nos traen sabores del S. XII. Su carta mediterránea y creativa se diseña cuatro veces al año adaptándola a los productos de temporada.

 

El restaurante está situado en la planta baja del hotel, con vistas y acceso desde la Plaza Sant Felip Neri. La sala, cuenta con capacidad para 35 comensales. Dispone también de un atractivo salón privado para 10 personas, ideal para cenas de grupo o empresa, así como para llevar a cabo de reuniones o comités directivos en un ambiente distinguido.

 

En Neri Hotel & Restaurant también podrás encontrar una biblioteca, un salón privado, comunicado con la biblioteca y el restaurante del hotel, y el Espacio Boa, un lugar diseñado por los hermanos Campana.

 

La historia de Neri Hotel & Restaurant

 

El hotel es un magnífico palacio medieval y un edificio de piedra parcialmente destruido durante la guerra civil, y reformado en 1958 por Adolf Florensa, dejando una impresionante fachada a la Plaza Sant Felip Neri y un muro de piedra del siglo XII perfectamente localizables en la actualidad, ya que separa la zona del restaurante del lounge bar. 

 

Durante la reforma del hotel, bajo los dos edificios, se encontraron yacimientos romanos que fueron documentados por un equipo de arqueólogos y restos de cerámicas fenicias que fueron entregadas a patrimonio.

You May Also Like