El Palacio de Hierro, Centro Histórico, rinde homenaje al Art Déco y Art Nouveau

0 Shares
0
0
0

El Palacio de Hierro del Centro Histórico es la primera tienda de esta empresa y un edificio icónico de la Ciudad de México que ha sido también espacio social y lugar de encuentro para los habitantes de la gran metrópoli. El inmueble, reconstruido después del incendio de 1914, se edificó a la usanza de los grandes almacenes parisinos de moda en los años veinte, con detalles Art Déco y Art Nouveau.

El Palacio de Hierro Centro presenta la exposición temporal: El Glamoroso Art Déco, la cual busca hacer una revisión de esta corriente artística a través de dos núcleos temáticos, explorando cómo alcanzó un destacado protagonismo en México y en el mundo. Con objetos originales procedentes de colecciones particulares de arte y diseño, la muestra invita a los clientes de El Palacio de Hierro a pensar en el pasado decorativo e imaginar la belleza de los objetos que eran parte del pasado.

Al terminar la Primera Guerra Mundial (1914-1918), la esencia decorativa del Art Nouveau, asociada mayormente a la naturaleza, comenzó a perder vigencia y fue sustituida por trazos más simples y de menor costo apostando por los diseños industriales. Hacia los años veinte esa tendencia se concretaría en una nueva etiqueta denominativa: Art Déco.

Las formas sencillas y bien marcadas, los ornamentos geométricos y la estilización de las figuras comunes fueron algunos rasgos característicos de ese estilo que lograron su representación máxima en la Exposición Internacional de Artes Decorativas e Industrias Modernas en París en 1925.

A partir de aquel evento, éste que fue el último gran estilo decorativo, inundó los grandes almacenes consiguiendo que los ciudadanos pudieran tener acceso a objetos y productos de líneas rectas que representaban el umbral de la modernidad. El Art Déco influyó también en la arquitectura, la decoración, las artes aplicadas y por supuesto en la moda.

Este primer núcleo de la exposición busca mostrar a través de diversos objetos cómo este estilo se hizo parte cotidiana de los hogares del mundo y contribuyó a la estilización de la moda y sus accesorios. Objetos de cocina, cristalería, moda, accesorios y gráficos marcaron el momento en el que la economía del diseño, directamente relacionada con la era maquinista y la búsqueda de un funcionalismo, permitió imaginar un mundo nuevo, moderno y más eficiente.

UNA EXPRESIÓN LOCAL

Las décadas de 1920 y 1930 marcaron una gran expansión en la Ciudad de México debido a la reactivación de la economía tras la Revolución. La clase media tuvo un importante crecimiento y con ella una clara penetración del Art Déco en la vida cotidiana de sus habitantes.

Las grandes tiendas como El Palacio de Hierro importaron una buena cantidad de prendas y objetos asociados con el Art Déco con el objetivo de seguir los estilos y tendencias internacionales. Sin embargo, grupos de diseñadores, arquitectos y productores, buscaron darle a este estilo decorativo una expresión local, motivados por el proyecto oficialista de construcción de identidad nacional asociado al pasado indígena.

Así, entre 1920 y 1940 era común encontrar objetos con motivos neoprehispánicos, pero en líneas puras y rectas, asociadas a la estructura básica del Art Déco.

Este segundo núcleo de la exposición muestra algunos de los objetos que emanaron del revivalismo prehispánico y que pudieran describirse como un “Déco mexicano”, así como objetos y productos internacionales que se ofertaron al mercado mexicano y que se promovían con diseños y motivos Déco.

Durante los dos meses de la exposición, El Palacio de Hierro ofrecerá a sus visitantes además, una pop up store, dentro del espacio museográfico con una cuidada curaduría de objetos de casa, moda y accesorios que representan la estética de este extraordinario movimiento.

Igualmente, el restaurante (ubicado al lado de la exposición y su tienda) alojará los días sábados de 17:00 a 18:00 hrs una serie de ocho charlas de 45 minutos, con contenido ad hoc a la época y temática de la propia exposición.

Alejandro Hernández Loza, especialista en el vestir formal de caballeros, ha trabajado para El Palacio de Hierro desde hace 20 años como comprador de colecciones internacionales y nacionales y desde hace 3 es responsable del proyecto de Atelier. Dialogar, descifrar y entender la necesidad de cada cliente es fundamental en el rubro de hechura de trajes a medida.

La moda es un espejo de lo que sucede en la sociedad. A lo largo del Siglo XX acontecieron diversos hechos que marcaron la evolución de la forma de vestir de las personas.
¿Qué usar para una ceremonia formal de día o de noche?, ¿cuál es el estilo casual chic?, ¿qué tan ancha debe ser una solapa? o ¿cuántos tipos de nudo existen para atar una corbata? Son algunos de los temas eje de este curso.

Agosto 13 y 20 a las 17:00 hrs.

GARBO HABLA

Colectivo que brinda una alternativa distinta de belleza femenina con el propósito de preservar la memoria histórica, mediante los servicios de corte, peinado, maquillaje y color inspirados en la primera mitad del siglo XX (años 20s a 70s). Interesadas en la difusión de información sobre la belleza del pasado, hace tres años, Ariadne Hernández y Edith Trapala abrieron un salón de belleza vintage con el fin de proponer y realizar distintos looks y estilos, además de impartir talleres y demostraciones respecto al tema. En el marco de la exposición Art Déco en El Palacio de Hierro Centro se desarrollarán 4 pláticas:

Julio 9: En corto: peinados y maquillaje de la era del jazz
Julio 16: En onda: peinados y maquillaje de los glamorosos 30
Julio 23: Divinas y alabastrinas: el glamour femenino de entre guerras Agosto 6: Perfume de gardenias… y otros aparejos para la seducción

**Todas las pláticas serán a las 17:00 horas

La afición mundial por los Martinis, los Negronis, los Sidecars y los Bee ́s Knees habría de nacer poco antes del esplendor del Art Déco -durante la fallida prohibición de venta de alcohol en Estados Unidos cuando avezados bartenders de los speakeasies o bares clandestinos de aquel país tuvieron la idea de matizar la rugosidad de la ginebra o del whisky de destilación casera con otros ingredientes.

Rodrigo Maceda, fundador de Licorería Limantour, agitará la coctelera con bebidas espirituosas de calidad para rendir tributo al esplendoroso estilo Art Déco.

.

You May Also Like