Topo Chico, el secreto mejor guardado de Monterrey, que ha causado furor en EUA, anuncia su llegada a la Ciudad de México.

Topo Chico es extraordinariamente burbujeante, con una mezcla natural de minerales y una burbuja intensa que lo hace inigualable. La delgada botella de vidrio con su etiqueta coloreada en amarillo y rojo, dan una sensación retro que la convierte en algo totalmente irresistible.

Su origen proviene del manantial del pueblo de San Bernabé en Nuevo León, o mejor conocido como cerro del Topo Chico, que hace más de 120 años dio vida a esta icónica bebida. Cuenta la leyenda que la hija del emperador Moctezuma, tras una gran travesía, bebió de las cristalinas aguas del manantial del cerro del Topo Chico para poder curarse. Tantos años de experiencia y sabor único han forjado el carácter de esta agua mineral que se ha convertido en ícono representativo de aquellos que saben lo que quieren.

La llegada de Topo Chico a la Ciudad de México, representa para la marca una nueva aventura en la cual Estudio Millesime se convirtió en el lugar perfecto para que de la mano de la Sommelier Laura Santander y el reconocido Chef Gerardo Vázquez Lugo, brindaran una experiencia gastronómica en las que se incluyó  un recorrido gastronómico con platillos como: ceviche de callo de hacha con cítricos, consomé aromático a la lima, hirasama en escabeche colorado (marinado con Topo Chico) y ante virreinal, los cuales maridaron a la perfección con esta agua mineral mexicana.

Por otro lado, los invitados tuvieron la oportunidad de conocer y experimentar la dualidad que tiene esta bebida. Gracias a sus componentes, no solo es perfecta para maridar con alimentos, sino que también es el complemento perfecto para la hora del café y la mixología, ya que no supera al alcohol en el cóctel con demasiado sabor. Como es extra burbujeante, no se tiene que agregar tanto, característica que sin duda alguna inspirará a mixólogos y bartenders a seguir creando grandiosos cocteles.

Topo Chico es más que un agua mineral, es una experiencia en el paladar que a partir de diciembre podrá encontrarse en la capital del país. Es el tipo de agua embotellada con la que se puede ver bien.

Sólo echa un vistazo a @TopochicoMX y sus miles de seguidores en línea.
@TopochicoMX

Publicado por Constanza McCluskey

Apasionada de las letras y la vida. Abogada de profesión y relaciones públicas de corazón compartiendo momentos y placeres de la vida.