Apenas se publicó la noticia de la nueva mascota presidencial de la familia Obama BO y Alianza Municipal para Animales de la Ciudad de Nueva York ha pegado el grito en el cielo. Pues resulta que los protectores de animales han manifestado su decepción porque el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su familia eligiesen un can de pura raza de un criador en lugar de rescatar a uno de una perrera. Bo, el nuevo perro de aguas portugués de la primera familia de Estados Unidos, es un can de seis meses que fue devuelto a su criador de Texas por su primer propietario.

«Creo que todos los que trabajamos intentando conseguir un hogar a los animales abandonados habríamos esperado que eligiesen a un perro de algún refugio«, ha dicho Steve Gruber, portavoz de la Alianza Municipal para Animales de la Ciudad de Nueva York. «Su decisión de acudir a un criador es una decepción. Elegir a un perro de refugio hubiera sido un mensaje realmente fuerte para el pueblo estadounidense».»Estoy realmente decepcionada», ha dicho Kwalick, calificando la decisión de Obama de «elitista» por «querer un perro de pura raza y obtenerlo de un criador por lo que se presupone que es perfecto». «Hubiera sido muy bueno para las niñas entrar en una perrera y ver cuántos animales necesitan un hogar. Deberían haber dado un mejor ejemplo», ha añadido.

Mientras tanto, en Internet las opiniones son contrapuestas. Si bien algunos bloggers se muestran críticos, otros destacan que Bo ya había sido devuelto por un propietario y también necesitaba un hogar.

Publicado por Dolores Mateos

Periodista digital, editora de estilo de vida en Masaryk.tv. Apasionada de las buenas historias.