La marca de lujo que se niega a vender por internet


La marca de lujo que se niega a vender por internet

Mientas marcas de lujo como Louis Vuitton, Burberry y Salvatore Ferragamo apuestan por el comercio por internet, Chanel se reúsa a ir en contra de los valores de la firma.

 

Si bien el e-commerce logró encontrar nichos importantes en el mundo del lujo, no todas las marcas se unieron a esta estrategia de venta.

 

Una de ellas fue Chanel que desde el año pasado dejó claro que la marca no admitiría que sus clientas no vivan la experiencia de probarse una pieza, ver si les queda bien, convivir con los bolsos y dejar que las atiendan en una boutique de lujo. 

 

El año pasado el presidente de moda de Chanel, Bruno Pavlosky, re confirmó el mensaje a la revista Businessoffashion:   “Nuestra ropa es bastante sofisticada”, explica el presidente. “Para llevar ropa de Chanel tienes que probártela. Necesitas estar en un taller. Necesitas a un modisto que la ajuste a tu cuerpo. Creo que eso es parte de Chanel. Es más que nuestro servicio, es parte de lo que nos diferencia, tener prêt-à-porter que es perfecto para el cliente”.

 

La experiencia del lujo: probarlo y tocarlo

 

Sí, aunque el internet ha logrado entrar por la puerta grande a nuestras carteras y estilo de vida. ¿Cambiaron las nuevas experiencias de lujo? ¿Una buena página para navegar sustituye un traro exclusivo? ¿el nuevo lujo poder comprar un bolso Chanel mientras esperas la cuenta?.

 

Para muchas marcas de lujo, la llegada del e-commerce logró aumentar las ventas. ¿Será que Chanel tarde o temprano cederá a esta nueva forma de comprar?

 

Bruno Pavlosky fue muy claro a la hora de comentar que Chanel busca que sus clientes, vayan a la tienda, toquen los productos y se los prueben.

 

“Es una decisión estratégica. Es la opción de decir: Chicos, pueden ver lo que quieran en internet, pero queremos que vayan a la boutique, porque sentimos que allí les daremos la verdadera esencia de la firma».

 

Las declaraciones de Pavlosky nos hicieron reflexionar sobre la evolución del lujo, sus contradicciones y las confrontaciones.

 

Dejando el romanticismo atrás, para nosotros simplemente no es viable que la experiencia de la compra se desvíe de sus objetivos: que pueden estar en entrar a una tienda, tocar la ropa y probarla, entablar una conección con los talleres, la historia, tomar una copa de champagne, vivir el diseño de la tienda y entrar al mundo de la marca. 

 

Cabe destacar que aunque Chanel no vende por internet, no descuida sus canales de comunicación digitales. Tiene presencia en YouTube, Facebook, Twitter, Google+.