Guía: conserva tus joyas impecables


Guía: conserva tus joyas impecables

Como cualquier accesorio, las joyas requieren de un mantenimiento periódico, mientras más cuidados les des, podrás garantizar su apariencia y además, su vida será más larga.

Es indispensable brindarle los cuidados necesarios para garantizar su permanencia y belleza. Por esta razón, la joyería Bizzarro nos compartió esta guía para conservar tus piezas impecables. Toma nota.

Realiza

• La colocación de tus joyas como último paso de tu rutina diaria.

• El almacenaje de tus joyas de oro de forma individual en algún pequeño saco de gamuza o de tela suave que proteja la pieza, para evitar el contacto con otras joyas.

• Un conocimiento profundo de las gemas de tus piezas para asegurarte de su cuidado específico, así no correrás el riesgo de dañarlas en el proceso de limpieza.

• Una limpieza de tus joyas de oro con una gamuza, sobre todo si observas que están perdiendo su brillo. Hazlo después de usarlas.

• La limpieza de tus joyas con cuidado, ya que piezas delicadas como las gemas pueden soltarse, doblarse y/o deformarse con el contacto de tejidos de forma inadecuada.

• Aseo periódico. Acude con un profesional que te oriente. Al momento de tu compra, no dudes preguntar al asesor cuál es el mejor proceso de limpieza de tus piezas.

• La compra de un líquido especial para limpiar joyería y darles mantenimiento en casa.

Chanel-Fine-Jewelry-Bridal-Campaign-2012-Sigr-041716

Evita

• Bañarte o hacer limpieza con las joyas puestas. La exposición al jabón y otros químicos, puede quitarles el brillo.

• El contacto con productos de limpieza para el hogar.

• Exponer tus joyas al cloro de las albercas, al mar, la playa o aparatos de hidromasaje, ya que pueden decolorarse, sobre todo, las de oro.

• Dejar las cadenas cerradas y en plano, ya que pueden formarse nudos.

• Portar joyas mientras realizas actividad física pesada.

• Rociar sobre tus joyas cosméticos y lacas para el pelo, ya que contienen ingredientes que pueden lastimar las piezas.

• Golpearlas sobre superficies duras y los cambios bruscos de temperatura.

• El contacto directo con cremas o perfumes, el alcohol es capaz de manchar las piezas.

• Dormir con ellas, el sudor hará que se maltraten y tampoco es benéfico para tu piel.

Además de los consejos ya mencionados, un factor indispensable para prolongar la vida de tus joyas es visitar una vez al año a un experto en joyería, él podrá revisarlas, limpiarlas y repararlas en caso de que existan partes desgastadas o sueltas.